Fernanda Hansen y columna sobre accidente en J. Fernández: "¿Dónde está el piloto?"

Por

En su blog en el sitio de Radio Bío Bío, la periodista Fernanda Hansen rompió su silencio sobre el accidente de un avión de la Fach en Juan Fernández, donde murieron 21 personas, entre ellas su pareja el conductor de televisión Felipe Camiroaga.

Junto con explicar que anteriormente había evitado hablar del tema para evitar preguntas que no deseaba contestar, ahora sostuvo que “cuando se trata de un accidente que involucra la muerte de 21 compatriotas, una institución pública como la FACh, la investigación de un fiscal y declaraciones obligadas de Gobierno, me es imposible callar. Porque tal como cada uno de los chilenos que libremente se hacen preguntas, yo también me las hago, y, además, como periodista por cierta “responsabilidad profesional” las hago públicas”.

Hansen recuerda los dichos de la Fuera Aérea sobre el accidente, en clara alusión a los últimos antecedentes surgidos a través de la prensa.

“Fuerte y claro sentenciaba el presidente Piñera en septiembre del año pasado: ‘Se cumplieron todos los protocolos de la Fuerza Aérea. No sabemos exactamente lo que pasó y a lo mejor nunca lo vamos a saber… toda la planificación de vuelo, por la información que tenemos, se hizo de acuerdo a los protocolos de seguridad y que la ejecución del vuelo fue de acuerdo a lo planificado’”.

Junto con el subtítulo “¿Dónde está el Piloto?”, la conductora enumera las distintas contradicciones sobre quién piloteaba al CASA 212 y el plan de vuelo.

“Y claro, nada de esto es determinante en que se caiga un avión. Pero sí, habla de una Institución que en una eventualidad no posee información correcta, y se presenta frente a la ciudadanía desorganizada y por decirlo de alguna manera, desordenada dando declaraciones erráticas y peor, erradas”, sostiene.

En otro párrafos subtitulado como “La panne del tonto”, comenta que “el avión se quedó sin combustible y que por ello cayó, fue uno de los supuestos. Con el correr del tiempo, nos enteramos que los vuelos militares viajan sin autonomía suficiente de combustible para ir y regresar”.

‘“Así se ha hecho siempre y todos quienes vuelan están al tanto de aquello”, se argumentó. Aún si esta no era la causa del accidente, me pregunto: ¿en su actuar es responsable la FACh con esta práctica? ¿No sólo considerando civiles, sino a quienes pertenecen a sus propias filas, es justo incorporarse a la Institución para “servir al país”, cuando ésta cada vez que te hace volar, te hace jugar a la ruleta rusa?’, expresa Hansen.

El rostro de TV repasa todos los cuestionamientos que se le están haciendo a la Fach por el accidente y acota: “Ahora tras 7 meses… ¡7 MESES! A la FACh la apodera un tardío ímpetu de transparencia y asume que el vuelo CASA 212 despegó con un 2% de sobrepeso”.

Finalmente, con el subtítulo “’No hay camino a la verdad, la verdad es el camino’”, Hansen dice que “Supongo que la FACh, entre otras cosas, prepara a su gente para la guerra. Y desde aquella consiguiente relación con la muerte, la importancia emocional que cumple la Institución para con los deudos”, añadiendo que “Y he aquí el punto más delicado. No se trata de petróleo, piezas ni balanzas, se trata de personas, de ciudadanos. El goteo de verdades con el correr el tiempo sólo profundiza el trato incierto y emocionalmente pobre en el que se ha caído”.

La periodista revela que desde el primer día hubo problemas con la información desde la Fach: “Todos quienes estuvimos ahí podemos dar fe de que las informaciones que se entregaban no iban acordes a la realidad ni menos a la verdad”.

“’No podemos descartar nada. El avión incluso pudo amarizar y hay que esperar’, decían autoridades de la FACh, mientras por la radio, el alcalde de Juan Fernández, hablaba del hallazgo no sólo de cuerpos, sino que incluso de tripas (disculpen la crudeza, pero esa es la verdad aunque ésta a veces duela). ¿Es un actuar responsable crear falsas esperanzas aún teniendo el conocimiento que el avión CASA 212 entre otras cosas, NO PUEDE amarizar?”, relata.

“Soy una más de las indignadas. Y no hablo desde lo personal, lo digo desde mi rol ciudadana y manifestando la opinión que tantas veces me han solicitado revistas, diarios y demáses.

Me preocupa y me parece que el accidente de Juan Fernández -además de ser un dolor en el corazón de muchos- es materia de Estado. Me siento frente a una Institución que no ha tenido un actuar pertinente a su calidad”, añade.

Finalmente, comenta que “creo que no sólo las familias de las víctimas, sino todos los ciudadanos reclaman para poner fin a la inseguridad e incertidumbre que genera enterarse primero por rumores y luego por la prensa, de diversas materias como también de antecedentes sobre este caso”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo