Crítica de discos, por Ignacio Lira: Bersuit Vergarabat

Por

 Bersuit Vergarabat
“La Revuelta”
nota ▪▪▪▫▫
 
La sensible salida del vocalista y líder Gustavo Cordera de Bersuit Vergarabat -a mediados del 2009 – había significado, a ojos de cualquiera, el fin de la banda trasandina. Y así lo fue por algún tiempo, desde el conocimiento de esta noticia hasta el año pasado, cuando los otros siete integrantes decidieron sacar al grupo del congelador (de ahí el arte de tapa del nuevo disco), poner huevos y regresar.
 
Seguro que era más fácil esperar dos años más, anunciar la reunión, la gira con los hits y salir a cobrar. Pero hay algo más profundo en esta Bersuit (extraña, e indudablemente debilitada sin su componente más carismático y popular) que se niega a morir. Una chispa que por momentos enciende con eficacia en “La Revuelta”, el décimo disco de estudio del conjunto.   

La prueba de que hay vida más alla de Cordera está en “No te olvides”: una mezcla de balada y candombe que es la bellísima segunda canción del disco. Y en este punto hay que detenerse: por primera vez en la historia de la Bersuit estamos ante un trabajo que tiene más canciones que himnos de barra. Hay un cuidado por las formas y una manera más delicada de imprimir el descontento y la crítica de las letras que están en el ADN del grupo.
 
Es el mismo nombre pero es otra banda: la del talento oculto tras la figura del “pelado”, pero que siempre estuvo ahí: una máquina aceitada y silenciosa que tiene hoy la oportunidad de ponerse bajo las luces. Se ayudan de buenos cómplices: Vicentico en el híbrido ska “Santa Cecilia” y Andrés Calamaro en la excelente “Es Sólo una Parte” aportan el combustible y la marca que sigue al debe sin Gustavo Cordera. Y es que sin él, la argentinidad al palo baja varios tonos de agresividad y sarcasmo, y aunque se queda con la nostalgia y la evolución musical, siguen faltando cosas en esta fiesta.
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo