Insólito: Tras salir en libertad, mujer que asesinó a su marido encabezó su funeral en Maipú

Por

Una multitudinaria despedida tuvo el comerciante de la Vega Central que hace un par de días fue asesinado por su esposa tras un largo historial de violencia intrafamiliar.

Delso Arancibia Viera, alias “El Pantera” de 53 años, fue asesinado por su esposa, Virginia Arzola González, con quien el comerciante de frutas estuvo casado por más de 21 años.

El crimen habría sido en defensa propia. Tan acreditadas estaban las agresiones de El Pantera hacia su mujer, que la justicia decretó su libertad por los 120 días que dure la investigación.

Chilevisión Noticias
acompañó a la mujer, quien no sólo fue a retirar el cuerpo de su marido al Servicio Médico Legal, apenas salió del centro de Justicia, sino que horas más tarde encabezó su funeral.

“Siempre se perdonaron, se amaron y se van a amar siempre”, afirmó Marion Arancibia, hija de la pareja.

El cortejo fúnebre salió de la casa familiar en la Estación Central. Al pasar frente a la cancha donde el fallecido jugaba fútbol, bajaron el ataúd hasta el centro de la cancha.

Tras volver el cajón a la carroza, siguieron el recorrido. Terminaron en el cementerio Parque del Sendero de Maipú, donde la esposa se dirigió a los presentes.

“Yo sólo le pido a mis hijos que me perdonen. Por ellos voy a luchar”, fueron algunas de las palabras que pronunció.

Con música y cantos fue la despedida en el camposanto. Sin embargo, el momento más emotivo fue cuando sonó la canción que su mujer le dedicó.

Luego, eligieron la música de Chico Trujillo para que acompañe el descenso del ataúd, ya que era el grupo favorito del difunto.

Pese a todo, la actitud de la viuda no fue bien vista por las hermanas de El Pantera. “Lo mínimo que podría haber dicho es perdón, porque mi hermano murió por la puñalada que ella le pegó. Yo no entiendo cómo puede ser tan fría” señaló Yolanda Arancibia, una de las hermanas.

Esto se suma a versiones de algunos que de que la mujer haya actuado en defensa propia.

Sin embargo, una de las hijas defiende a su madre, ya que conoció el contexto de las agresiones. “Ella no tiene por qué pedir perdón. La culpa de ella se borró”.

Virginia Arzola no quiso enfrentar a los medios, pero aseguró que llegado el momento develará toda la verdad.

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo