Columna de René Naranjo: "A la búsqueda de los afectos perdidos"

Por

“Alguien ha visto a Lupita”
Dir: Gonzalo Justiniano
Con: Dulce María, Carmen Salinas.
Chile, México, EEUU, 2012
 
El colosal éxito de ‘Los Vengadores’ tiene capturada buena parte de la atención, las salas y el público estos días en Chile. Pero ese dato, paradójicamente, retiene a otros estrenos de Hollywood y abre una ventana para que entren a la cartelera las películas chilenas. Es así que esta semana aparecen dos estrenos nacionales, “Alguien ha visto a Lupita” e “Hija” y a anuncia la próxima llegada de “Sal” y “El año del tigre”. Mayo será entonces el Mes del Cine Chileno.
“Alguien ha visto a Lupita” es el nuevo largometraje del reconocido director Gonzalo Justiniano. Luego de la bien lograda “B-Happy” (2003)y la mucho menor “Lokas” (2008), Justiniano se traslada a México para contar la historia de la joven e inocente Lupita (Dulce María, ex RBD), mal querida por su burguesa familia a causa de su carácter impulsivo e impredecible. A tanto llega la incomprensión de su entorno, que Lupita debe ir a terapia, tomar remedios para la tristeza y el susto, y siempre está en riesgo de ser internada en una clínica siquiátrica. 
Para narrar esta historia, Justiniano apuesta por un tono entre comedia negra y fábula moral, donde la mano del autor se note a través de detalles estéticos y abundante uso del gran angular. Sin embargo, no consigue equilibrar ese tono a lo largo del filme y los personajes parecen encarnar más una idea que fluir con naturalidad de acuerdo a las circunstancias que enfrentan. 
En las actuaciones, Schlomit Baytelman y Cristián de la Fuente se ven esquemáticos en sus roles de tía y hermano de Lupita; los actores mexicanos, en cambio, aportan chispa y vitalidad al relato. Dulce María se nota comprometida a fondo con su trabajo y la veterana Carmen Salinas, en el papel de Chepita, se luce como la auténtica luminaria de la película.
 Planteada como road-movie, siguiendo la pista de su protagonista que quiere concretar una huida que la conduce a Estados Unidos, a “Alguien ha visto a Lupita” le falta aterrizar más un argumento que pudo tener aristas muy atractivas, y le sobra alegoría sobre conceptos trascendentes.
 
 
“Hija”
Dir: María Paz González
Chile, 2011
 
De una búsqueda y un viaje se trata también “Hija”, filme de la joven cineasta María Paz González que se inscribe en la línea del documental de autor. 
Se trata de un trabajo muy personal y sólidamente realizado, que explora con talento y en forma contenida los quiebres y ausencias de la propia familia de la directora. Es ella misma quien, a bordo de su fiel Volkswagen, recorre Chile desde Temuco a Antofagasta para tratar de encontrar a los reales padres de su madre, Eliana (quien la acompaña como copiloto).
En el trayecto, María Paz se topa con su propia orfandad de padre y sus propios desafectos, sin que nunca la conversación suba la voz o se dispare hacia el reproche. De ahí proviene el interés y la emoción de “Hija”, de esta empresa autobiográfica e íntima, contada con respeto y hasta algo de pudor, y que, no obstante, se incrusta en la genealogía del gran e incompleto álbum de Chile. 
En “Hija” no hay respuestas fáciles a las preguntas sobre cómo reconstruir afectos perdidos. Tampoco hay condenas ni rencores irreparables. “Hija” es uno de los estrenos valiosos del cine chileno 2012 y la confirmación de la inteligencia y fina sensibilidad de una emergente generación de mujeres cineastas. ¡Bienvenidas!