Cinco cuidados que hay que tener al calefaccionarse

Por

Con el inviero también llega el frío, y es por esa razón que en la mayoría de los hogares se implementan sistemas de calefacción para poder mantener temperado el ambiente. Pero siempre hay que tener algunas preacuciones al momento de ocupar estos aparatos: 

1-. Estufas eléctricas

En junio empiezan los días más fríos , por ello la Mutual de Seguridad CChC entrega datos para utilizar bien las estufas.

En el caso de las estufas eléctricas antes de encenderla hay que verificar el buen estado del enchufe y que no esté sobrecargado.

Lo ideal es que se conecte directamente al enchufe y no a través de un enchufe ladrón o zapatilla.

Es recomendable que cuente con termostato, lo que permitirá que se apague automáticamente cuando el ambiente haya alcanzado una temperatura adecuada.

2-. Estufas a gas  

Preocuparse que la válvula y mangueras estén en buen estado. Si la estufa tiene un par de años, lo mejor es que realice una mantención.

Para chequear si la estufa está en correcto estado, fíjese en el color de la llama. Una llama 

normal deberá ser azul con tintes amarillentos y no presentar chispas. 

Lo ideal es no mantener encendida la estufa por un largo rato.

3-. Estufas a parafina

El encendido y el apagado de este tipo de estufas debe ser siempre al aire libre. Al encenderla, la 

estufa debe estar al menos 15 minutos al exterior. Al 

apagarla, lo ideal es que la estufa pueda permanecer un par de horas en el exterior. 

Es recomendable no mantenerla encendida por más de dos horas seguidas. 

Sentir olor a parafina cuando esté encendida no es normal, por lo tanto, si este es el caso, se debe realizar el cambio de la mecha.

4-. Usarla sólo para su propósito 

Las estufas deben ser utilizadas  sólo para su propósito que es calefaccionar los hogares.

Ocupar la estufa para secar ropa mojada o húmeda, así como para calentar comida o hervir agua puede resultar muy peligroso generando accidentes.

5-. Evitando incendios

Lo ideal es que no ubique la estufa cerca de cortinas, ropa de cama o muebles.

Lo mismo con limpiadores domésticos, aerosoles o aceites que, de hacer contacto con el calor, pueden provocar quemaduras o, incluso, generar una explosión. 

Ya sea en la noche o si se dispone a dormir una siesta, nunca se duerma con la estufa encendida. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo