Así trabaja uno de los pocos parvularios en nuestro país

Por Andrea Sepúlveda

Al ir a un jardín infantil no es muy común ver a hombres trabajando con los ni­ños. Según el Colegio de  Educadores de Párvulos de Chile, en sus registros aparece que sólo hay un hombre trabajando, mientras que la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) tiene contratado a 4 en todo el país lo que contrasta con las 2.561 mujeres.

“El primer gran obstáculo es el prejucio sobre la profesión”, explicó sobre optar por esta carrera el ahora educador de párvulos David Spinola.

Este hombre de 32 años dejó sus estudios de ingeniería para escoger esta carrera y ahora está a cargo de un establecimiento de la Junji especialmente habilitado luego del terremoto de 2010.

Óscar Collao lleva años trabajando con niños y además es profesor de futuros parvularios.

Según el profesional existen prejuicios “con respecto al tema de la presencia del hombre porque se genera la idea de que el jardín está ligado al cuidado y la protección del niño y que ese rol está ligado al mundo femenino” y la gente se olvida que los menores van al jardín a desarrollarse y educarse y no “a ser protegidos”.

Collao actualmente no tiene ningún alumno varón en las cuatro universidades donde enseña y asegura que hay que buscar forma de incentivar que los hombres ingresen a esta carrera.

Según el profesor, hay estudios que han demostrado la relevancia de que haya una presencia masculina en las aulas para que el trabajo sea más provechoso.

“Hay algunas investigaciones que demuestran que es mejor el desarrollo de los niños si hay hombres porque generamos mayor autonomía en ellos mientras que las mamás son más aprensivas”, dijo Collao.

David Spinola también está convencido de que hay que aumentar el número de hombres que estudien esta carrera.

“Los niños necesitan un referente paterno y necesitan crecer sabiendo que la igualdad entre hombres y mujeres es cada vez más cercana”, opinó.

Obstáculos

Otros problemas para que hombres sean parvularios.

Sueldos: Según Óscar Collao los bajos incentivos económicos ayudan a que hombres escojan otras profesiones.

Carrera femenina: Según David Spinola es difícil entrar a una carrera donde se es el único hombre.

Estigma: Según Collao el tema de la pedofilia siempre se asocia al hombre, pero los parvularios son personas con vocación y compromiso con la educación de los niños. Además en los cuatro años de estudio se puede detectar cualquier desviación y no hay registros de educadores de párvulos presos por este delito.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo