Peritaje en caso J. Fernández: Piloto voló a baja altura y con viento cruzado

Por

El informe de la empresa constructora del avión CASA 212 que se estrelló en el archipiélago de Juan Fernández, fabricante europea de Airbus Military, concluyó que el accidente se produjo por una combinación entre volar a baja altura con el fuerte viento horizontal y vertical que se produce en la zona anterior al aeropuerto del lugar.

Así lo comentaron los abogados querellantes y defensores por gran parte de las 21 víctimas que dejó esta tragedia ocurrida el 2 de septiembre del año pasado.

El peritaje realizado en España, Gran Bretaña y Canadá especifica el inusual fenómeno llamado “wind shear”, que es una combinación de vientos verticales de índole meteorológico y horizontales de carácter geográfico que enfrentó el aparato segundos antes de estrellarse en el mar.

Dicha condición, surgida inesperadamente en el canal que separa Punta O’Higgins, en la Isla Robinson Crusoe y la isla Santa Clara, desestabilizó el aparato justo cuando realizaba un segundo intento de aterrizaje en la pista de Juan Fernández.

Además concluyó que quien maniobraba el CASA 212 era el piloto Juan Pablo Mallea y no la teniente Carolina Fernández y donde entró a esa zona a una altura de alrededor de 197 metros o en jerga aérea 652 pies.

El reporte lo prepararon un grupo de peritos e ingenieros aeronáuticos de distintas nacionalidades, entre ellos, un canadiense, un inglés, cuatro españoles y dos estadounidenses.

Según el documento, el wind shear y la baja altura a la que volaba el CASA 212 le hicieron perder la sustentación necesaria para mantenerse en el aire. En definitiva, el fenómeno convirtió el espacio en un ambiente no tolerable para mantener las condiciones aerodinámicas, generando la pérdida de control y posterior caída de la aeronave al mar.

El informe técnico, contenido 700 páginas, debido a los anexos incluidos, describe segundo a segundo lo ocurrido con el aparato ese día. También reconstruye las decisiones adoptadas por la tripulación, las condiciones mecánicas con que volaron y el difícil clima que enfrentaron.

Querellantes evalúan pedir un peritaje independiente

Los abogados querellantes y defensores de las familias de las 21 víctimas del accidente del avión CASA 212 de la Fuerza Aérea (FACh) afirmaron que evaluarán pedir un peritaje independiente para tener una nueva opinión sobre las causas de la tragedia ocurrida el 2 de septiembre del año pasado.

El informe de la empresa constructora del CASA 212 que se estrelló en el archipiélago de Juan Fernández, concluyó que el accidente se produjo por una combinación entre volar a baja altura con el fuerte viento horizontal y vertical que se produce en la zona anterior al aeropuerto del lugar.

El abogado Alfredo Morgado, representante por la familia del camarógrafo de TVN, Rodrigo Cabezón, la periodista Romina Irarrázaval, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes entre otros, aseguró que “aquí la lección es bastante clara preliminarmente, es el primer informe al que hemos tenido acceso. Los pilotos, esto ha sido materia de un sumario interno, no tenían el conocimiento de los procedimientos de vuelo a la isla y no había mas que una aportación de experiencia verbal de piloto a piloto”.

Morgado agregó que “no había un procedimiento previamente establecido como se requiere un estándar de seguridad. Y aquellos que sabían perfectamente, que conocían por las veces que habían concurrido a la Isla Robinson Crusoe, los pilotos comerciales, aquello que ellos hicieron y que permitió que aterrizaran exitosamente a pesar de la inestabilidad meteorológica, resulta de que los pilotos del CASA 212 hicieron justamente lo contrario, lo que no tenían que hacer, porque ciertamente lo más probable es que no lo sabían. Y no lo sabían porque no tenían la suficiente instrucción, el suficiente conocimiento, la suficiente experiencia”, apuntó el abogado.

Por su parte, el defensor de la familia por la teniente Carolina Fernández, comandante de este fatídico vuelo, el abogado Maximiliano Delgado aseveró que el informe comprueba que ella iba a cargo de las comunicaciones y no maniobrando el aparato, sino que el piloto al momento de la emergencia fue el teniente Juan Pablo Mallea.

Delgado insistió que el sumario interno de la FACh demostró que la teniente Fernández informó el 30 de junio del año pasado de las difíciles condiciones meteorológicas para realizar el aterrizaje en la Isla Robinson Crusoe y que no fue atendido su requerimiento de revisar la planificación de estos viajes.

El abogado Delgado apuntó a que “nosotros desde un principio hemos señalado que este vuelo jamás debió de haberse efectuado. Existen claros elementos y antecedentes que ha arrojado esta investigación y el sumario de la FACh que demuestran porqué no debió realizarse un vuelo que no debía efectuarse. Ciertamente la FACh ha tratado de deslindar todas las responsabilidades en la comandante de la aeronave” puntualizó el representante de la fallecida oficial.

Asimismo, el querellante por el cabo de la FACh, Eduardo Estrada, el abogado Jaime Moraga, criticó que el informe lo haya efectuado el mismo constructor de la aeronave, donde aseguró que “sin traer mayor dolor a los familiares de los pilotos, yo creo que ellos hicieron lo posible, dentro de los parámetros para los cuales fueron capacitados. Pero lamentablemente la FACh no tuvo la diligencia oportuna ni pertinente para que los pilotos tuvieran la capacitación debida. Pensamos en nuevos peritajes, ya que este yo no lo llamaría un peritaje, porque es un informe del propio fabricante del avión CASA”, señaló el jurista.

Por último, el representante del esposo de la periodista Galia Díaz, funcionaria en Valparaíso del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el abogado Cristián Arias, afirmó que “todo demuestra que la gente que ha volado por años a la isla, los pilotos civiles supieron sortear la dificultad atmosférica del momento, no así este vuelo que hizo la Fuerza Aérea, pero este informe hay que mirarlo con calma ya que lo hace el fabricante y parte de presupuestos que aquí no se cumplieron, como es la correcta planificación del vuelo y la correcta calificación de los pilotos, que claramente ya se sabe que no fue así”.

Todos los abogados, tanto querellantes como defensores, aseguraron que tras la lectura y estudio acabado de este informe evaluarán pedir nuevas diligencias y no descartan nuevos peritajes, que estarán supeditados al alto costo de este tipo de pesquisas.

upi/so//

Copyright 2012 United Press International, Inc. (UPI). Any reproduction, republication, redistribution and/or modification of any UPI content is expressly prohibited without UPI’s prior written consent.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo