Por qué nos quedamos sin celular ni WhatsApp en los conciertos

En recitales, partidos de alta convocatoria y eventos masivos se ha vuelto común que los usuarios de telefonía celular se queden sin poder enviar mensajes, realizar llamadas o subir comentarios a Facebook. Experto en tecnología explica los diversos factores del por qué nos quedamos sin conexión al mundo.

Por

Ya es habitual que en cualquier evento masivo, el celular queda en un estado inutilizable, imposibilitando las llamadas, el chateo o el envío de fotos y video. Ni las conexiones a las redes de WiFi se salvan de la falta de disponibilidad en el servicio. ¿Por qué se produce esto?

Hugo González De La Vega, director de la carrera de Ingeniería Civil en Informática de la Universidad San Sebastián, explica que esto sucede básicamente porque “las antenas para servicio de celulares tienen una determinada capacidad de transmisión. Cuando hay muchos usuarios simultáneamente, te copan la capacidad del servicio. Esto es muy común en los recitales, eventos deportivos y manifestaciones donde se junta un gran número de gente. Todos quieren al mismo tiempo comentar, actualizar sus informaciones personales o enviar fotos y video de lo que está sucediendo, generando una saturación en el área circundante”.

Este atochamiento tecnológico también se explica por el uso de la multimedia y las redes sociales, conducta que se intensifica con la intención de dejar un registro de la participación personal en un evento masivo.

Tráfico virtual colapsado

“Antiguamente se usaba mucho el enviar y recibir SMS o mensajes de texto de celular a celular, por lo que se usaba muy poco la banda ancha móvil, entonces muy poca información fluía por este tipo de canales. Pero al momento de masificarse el envío de voz, datos e imágenes que hoy se usa comúnmente, es mucha la información que fluye y ahí comienza a colapsar el servicio. Si a eso le sumamos que las aplicaciones de chat y de videos están constantemente en línea, la capacidad de transmitir datos de cualquier compañía tenderá a colapsar en ciertas circunstancias”, explica González De La Vega.

En consecuencia, el servicio de voz y datos se degrada en este tipo de situaciones debido a que se está utilizando la misma infraestructura que no está preparada para soportar la concentración de usuarios simultáneos. Es decir, se depende de la capacidad limitada de la o las antenas de celulares en el barrio.

A juicio del académico, las dificultades en estas telecomunicaciones podrían tener implicancias incluso en el ámbito de los negocios. “Es el caso de India. Desde hace 10 o 15 años atrás, empresas norteamericanas establecían sus operaciones y su desarrollo de programas en ese país. Pero los mismos usuarios locales comenzaron a tener mayor acceso a telecomunicaciones y sus aplicaciones, y como son millones de habitantes, hubo un crecimiento explosivo de usuarios. En consecuencia, se afectó la calidad de servicio, lo que significó que estas empresas comenzaron a buscar nuevos países como Chile para establecer sus operaciones. Es decir, la inadecuada infraestructura de redes perjudicó las oportunidades de negocios, escenario que podría eventualmente ocurrir en nuestro país”.    

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo