Justicia absuelve a mujer que asesinó a su marido tras ser agredida

Por UPI

El Séptimo Tribunal Oral de Santiago absolvió a Inés Fuentes (43) del cargo de parricidio por omisión que la fiscalía formalizó por la muerte de Luis Fernando Lizana, conviviente de la imputada.

En la lectura del veredicto unánime que hizo la presidenta del tribunal Olga Ortega se estableció “que sometida la prueba bajo el análisis racional que exige el estándar legal de convicción, no se desprende de ella que la acusada haya actuado en el escenario descrito con el propósito directo y eventual de provocar la muerte de la víctima”.

Inés Fuentes sufrió una largo peregrinar antes de llegar a este resultado, que abarca a una privación de libertad de más de seis meses.

El 11 de octubre de 2011 en un riña más provocada por el alcoholismo de su conviviente, éste la atacó por su negativa a darle dinero para comprar más bebidas alcohólicas.

La defensa planteó desde un principio que la imputada se defendió de un nuevo episodio de violencia intrafamiliar que en este caso pudo haber sido mortal de no ser por la decisión que tomó de defenderse con un cuchillo que tomó de la cocina.

El tribunal reconoció la tesis de la defensa de que el hecho de que los cinco cortes que recibió Luis Fernando Lizana hayan sido en las piernas, confirma que no hubo dolo homicida, como insistió a lo largo de todo el juicio la fiscal Marjorie Carrillo. El tribunal consideró que en medio de la refriega la imputada no tenía como saber que uno de los cortes lesionó la arteria femoral que fue la que en definitiva causó la muerte de su conviviente.

Más aún -dictó el veredicto-, considerando que Inés Fuentes al percatarse de las lesiones que había provocado, solicitó de inmediato auxilio para ayudar al herido. El fallo dice textualmente que: “No es sustentable una imputación dolosa de parricidio por omisión, en razón de una serie de antecedentes…toda vez que la acusada ejecutó aquella conducta que se esperaba realizase en el contexto en que se encontraba. Esto es, pedir ayuda a los vecinos en socorro de Luis, por lo que no hubo ninguna conducta omitida por su parte que le fuera exigible”.

El tribunal sí la condenó por lesiones leves, un delito de menor gravedad, que sumada a la intachable conducta anterior de la imputada y a la extensa prisión preventiva que sufrió, garantizan una pena en régimen libre según la defensora Jacqueline Stubing.

En tres oportunidades el 13° Tribunal de Garantía rechazó o revocó la prisión preventiva de la imputada, pero la Corte de Apelaciones de Santiago, resolvió primero aplicarla y luego mantenerla. Sólo tras el tercer intento de la defensa, la Corte confirmó la decisión del tribunal de garantía y en abril quedó en libertad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo