Sacerdote Cristián Precht dispuesto a recibir "tirón de orejas" y defenderse tras acusaciones

Por

El sacerdote Cristián Precht criticó la investigación que la Iglesia mantiene en su contra por abusos y sostuvo que está dispuesto a defenderse y recibir “algún tirón de orejas, que Dios también puede mandar”, en una carta que fue publicada hoy por El Mercurio y que está dirigida  a los integrantes de la Vicaría de la Zona Sur.

En la misiva, las principales crítica de Precht se relacionan con su desconocimiento del expediente que se lleva en su contra en el Tribunal eclesiástico, acusando “baches muy notorios y notables” por parte de los encargados de la investigación.

Además, escribe: “Otra joyita, es que en sumario administrativo se me pidió juramento, cuando por derecho y sentido común, nadie está obligado a acusarse a sí mismo… Y, finalmente, ustedes son testigos que mis investigadores se sintieron autorizados a hablar con la prensa a pesar de lo establecido en el canon 1455 (creo), y por el sentido común, que un investigador no debe hablar de los investigados, en un proceso aún en curso como el mío”.

Vale recordar, que el pasado 28 de junio, el arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, anunció  que decidió enviar al Vaticano los antecedentes de la investigación que realizó la iglesia local por los casos de presuntas conductas abusivas con mayores y menores de edad de los que se acusa a los presbíteros Cristián Precht y Alfredo Soiza-Piñeyro Vega.

LA CARTA

Muy queridos amigos y amigas:
Ha sido tal el afecto, la solidaridad recibida en estos días, que no me queda otra, por el momento, que enviarles una carta ‘circular’ (en griego dirían una ‘encíclica’).
¡Muchas, muchas gracias! Hace muy bien sentir la amistad. Así me sostiene la oración y el hombro de cada una y cada uno de ustedes.
Para conocimiento de todos, hasta hoy, día 5 de julio, no se nos ha facilitado el expediente completo de la causa que se me lleva en el Tribunal eclesiástico. Esto nada tiene que ver con los tribunales de justicia civiles. Y sin el conocimiento cabal de lo dicho en contra (y también espero a favor), por cada una de las personas consultadas, es imposible hacer una defensa.
Recibir ese expediente es parte del ‘debido proceso’ que ha tenido otros baches muy notorios y notables, a pesar de la ‘gentileza’ de los investigadores. V gr . (verbi gratia o por la gracia de la palabra) nunca se me interrogó diciéndome el nombre y el cargo de quien lo hacía. Eran preguntas genéricas o respuestas a párrafos sin nombre.
Otra joyita, es que en sumario administrativo se me pidió juramento, cuando por derecho y sentido común, nadie está obligado a acusarse a sí mismo… Y, finalmente, ustedes son testigos que mis investigadores se sintieron autorizados a hablar con la prensa a pesar de lo establecido en el canon 1455 (creo), y por el sentido común, que un investigador no debe hablar de los investigados, en un proceso aún en curso como el mío.
No es que sólo me quede en las formas procesales… Lo que pasa es que si no conozco a cabalidad las acusaciones, mal me puedo defender de ellas. Y esto mismo me quita libertad para hablar con los periodistas, que han sido en general muy respetuosos, cumpliendo su deber de informar, pero con mucho menos sensacionalismo que se habría podido esperar.
Por esta y otras razones, infinita gratitud y afecto, dispuesto con la ayuda de ustedes a defenderme, como Dios manda, y dispuesto también a recibir algún tirón de orejas, que Dios también puede mandar, pero en un proceso que se atenga escrupulosamente a lo que pide la Iglesia y el sentido común.
Saludo a cada una y cada uno con el mayor afecto, y pido para ustedes ¡la generosa bendición del Señor!
Cristián Precht
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo