Mario Andretti: el mejor automovilista del siglo XX

Comenzó a los 13 años compitiendo, se convirtió en piloto profesional a los 21 y a los 60 obtuvo el premio como el “Automovilista del Siglo” y por si fuera poco es la primera y única persona en ganar las 500 Millas de Indianápolis, las 500 Millas de Daytona y la Fórmula 1.

Por

Mario Gabriel Andretti nació en Montona (ciudad que hoy se llama Motovun), Italia, en una zona que ahora forma parte de la actual Eslovenia. Se crió en Lucca, lugar donde comenzó a participar en carreras desde los 13 años. En 1955 su familia emigró a Estados Unidos y desde 1958 corrió en carreras de stockcars, convirtiéndose en piloto de carreras profesional en 1961. En 1964, Mario participó por primera vez en el Campeonato Nacional del USAC (National Championship Car) en 1964, subiéndose a la cima de éste al año siguiente, lo que deja en evidencia su talento desde sus comienzos. En 1967 ganaría la Serie Nascar, obteniendo el título más importante de la competencia: las 500 Millas de Daytona.

En las grandes ligas
Lotus sería el primer equipo que tendría el honor de contar con él, ya que impresionó inmediatamente al ganar su primera pole en su primer Gran Premio, en Watkins Glen. En 1969 ganó su tercer campeonato USAC, pero lo que sorprendió a todos fue su victoria en las míticas 500 Millas de Indianápolis. Su carrera cada vez sería más espectacular ya que en 1970 terminó su primera carrera en España, ubicándose tercero en el podio. Tan bien le fue desde un principio que Ferrari lo robaría a Lotus en 1971. En su primera carrera con la nueva escudería obtendría el primer puesto en Kyalami. Luego terminó en cuarto lugar en Alemania y Sudáfrica. También obtuvo cuatro podios, dando a Ferrari su última victoria como escudería, fuera del ámbito de la Fórmula 1.

Después de un año sabático, Mario vuelve con las pilas recargadas en 1974 al equipo Parnelli, con el que llegaría directo a competir en el Campeonato Nacional del USAC. En un principio su carrera no sería tan espectacular como había sido anteriormente, ya que durante su primera temporada terminó cuarto y quinto, luego obtuvo un sexto lugar en 1976, justo antes de que este equipo dejara la Fórmula 1. Lotus no dudaría en cuanto a su talento y lo contrataría una vez más. El equipo no estaba en su mejor momento pero Mario le devolvería la gloria al ganar el último Gran Premio de la temporada, en Japón.

En 1977 se llevaría la gran hazaña en ser el primer estadounidense en ganar el Gran Premio de los Estados Unidos. En 1978 llegaría su consagración, obteniendo 8 pole y seis victorias, suficiente para que el italo-americano ganara el título de campeón del mundo de la F1. Lamentablemente ésta no sería nada dulce, pues su compañero de equipo Ronnie Peterson, se encontraría con la muerte ese año.

Entre 1979 y 1980 ya no sería igual en Lotus, los autos carecerían de fiabilidad y rendimiento. Mario no lograría nunca más una pole ni una victoria. Deja a la escudería por Alfa Romeo, pero aún así no estaría cerca de los primeros lugares. Luego pasaría a Williams y Ferrari. Finalmente, en sus últimos años de carrera, Andretti se dedicaría exclusivamente a competir en la categoría que lo vio nacer, la serie CART. En ella obtendría seis victorias y un título, luego tendría 10 victorias en su poder, antes de retirarse en 1993.

Hall of Fame
Mucha gente, especialmente en Estados Unidos, lo considera como uno de los mejores corredores de todos los tiempos. En el año 2000, la Associated Press y la revista RACER, lo nombraron “Automovilista del Siglo”, además de ser introducido en el International Motorsports Hall of Fame, demostrando así que nadie ha olvidado que es el único ser de este planeta en haber obtenido las 500 Millas de Daytona, las 500 millas de Indianápolis y la Fórmula 1.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo