PAGANI: Como ser un diseñador de superdeportivos

Seguramente muchos amantes del mundo automotor han soñado con diseñar, alguna vez en la vida, un superdeportivo. La segunda parte del sueño es más ambiciosa y es ver su propia creación rodar y conquistar las miradas de muchos. Esos sueños se caen a pedazos cuando nos damos cuenta que los elegidos para tal trabajo son unos pocos y esforzados privilegiados y que casi todos son de origen europeo, americano o asiático.

Por

Pero dicen que querer es poder. Horacio Pagani, un argentino al cual el mundo no le quedó grande, es la muestra fiel de aquello. El nacido en Casilda, Santa Fe, tenía muy claro que lo suyo era el mundo de las tuercas. Llegó a trabajar a Lamborghini recomendado por Juan Manuel Fangio. Llegó a ser el encargado Jefe de la Sección de Materiales de la casa taurina.
En 1988 se independiza, fundando Pagani Composite Research. Esta empresa colaboró con Lamborghini y aportó lo suyo en la creación del modelo aniversario del Countach y en la creación del afamado Diablo.

En 1991 funda Pagani Modena Design, prestando asesoría a diversos constructores en lo que más podía aportar, diseño y óptimo uso de materiales. Ya en 1992 funda Pagani Auomobili S.p.A., orientada completamente al desarrollo integral de un superdeportivo, su gran e íntimo sueño.

El periodo de diseño y pruebas fue extremadamente lento pero Pagani no tenía apuro. Si quería llegar a competir dignamente con toros y cavallinos, su modelo debía rozar la perfección.
Así es como en 1994 Pagani logra la participación de Mercedes Benz, aportando motores V12 al proyecto. El modelo inicialmente se llamaría Fangio F1 en honor a su mentor, el quíntuple campeón argentino, sin embargo, el fallecimiento de Fangio en 1995 desechó la opción.
En 1999, el Salón de Ginebra fue el lugar elegido para el estreno. Nacía oficialmente el Pagani Zonda C12. Con una producción limitada de 10 unidades por año, Pagani remeció el acotado mundo de las ultra prestaciones.

Con motor central trasero, espacio para sólo 2 ocupantes y construido en fibra de carbono, un material que Horacio Pagani maneja a la perfección. Destacó por su comportamiento aerodinámico, sus altísimas prestaciones en pista y su extraordinaria seguridad. Asimismo, Pagani no sólo desarrolló un súper bólido sino también le otorgó detalles que lo acercaban de buena forma al mundo del lujo y la extravagancia. ¿Un ejemplo? Con cada Zonda su propietario recibe un juego de maletas de piel Schedoni hechas a medida y un par de zapatos en el tono de las valijas y el interior del modelo.

Su performance es francamente notable, apoyada en su motor de 7 litros y 12 cilindros puso 4,8 segundos de 0 a 100 kms/hora y una velocidad punta de 320 kms/hora. Tracción trasera, 1300 kilos de peso y una caja de 6 velocidades manual son otras de sus características. Su chasis mezcla en forma perfecta el aluminio, el acero y el carbono.

EVOLUCIÓN

En el año 2003, Pagani presentó al Zonda C12 S con motor de 7,3 litros y 555 CV. La evolución es marca registrada de Pagani. El Zonda R, cuyo costo es 1,4 millones de euros, monta un motor Mercedes Benz preparado por AMG, entregando 750 caballos de potencia. Su chasis es una mezcla de carbono y titanio, logrando sólo 1.030 kilos de peso. ¿Qué permite esto? Simple y claro, llegar a los 100 kms/hora en 2,7 segundos y obtener una velocidad punta de 350 kms/hora confirmada y una eventual velocidad máxima de 391 kms/hora bajo ciertas condiciones de clima y pista. Radical y sorprendente.

¿Cuál es la última locura de Horacio Pagani? El Pagani Huayra. El nombre no es muy bonito y suena más a un brebaje de culturas incaicas que a un superdeportivo. Pero el nombre pasa al olvido y nos quedamos con su velocidad punta: ¡370 kms/hora!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo