FOTOS: La hermosa Sofía García junto a sus dos amores su auto y su espectacular moto

Sencilla, simpática y muy sociable. Por estos días prepara la nueva teleserie nocturna de Chilevisión y además se destaca como embajadora de Honda. Esta mujer tuerca anda arriba de su moto Invicta durante los días de primavera-verano mientras que en los de otoño-invierno se maneja en su Civic Coupé del año. Acá, los detalles de su amor y conocimiento del mundo motor.

Por
FOTOS: La hermosa Sofía García junto a sus dos amores su auto y su espectacular moto

Con un día a día muy atareado costó concretar la entrevista pero finalmente se pudo. Y claro, Sofía García divide su tiempo entre las grabaciones de la próxima teleserie nocturna de CHV en la que interpreta a una secretaria deslenguada, los ensayos para las dos obras de teatro que prepara junto a su compañía en Lastarria 90 y la administración de un negocio familiar ubicado en Farellones.

Ella se mueve mucho en la cotidianidad y dependiendo de la época del año lo hace arriba de su moto modelo Invicta que adquirió hace poco tiempo o en su auto Civic Coupe que recién fue lanzado. Esta joven actriz cumple el rol de líder de opinión de Honda en Chile y por ello ha tenido el privilegio de probar distintos modelos de la marca por lo que se siente “muy afortunada”.

Conoció la pasión de la velocidad, motos, mecánica y autos desde muy pequeña y gracias a su padre. A los 18 años recibió su primera moto de marca Kymco, que provino de un regalo de un amigo de su papá. “Era un scooter que la tuve como ocho años. La acabo de vender este año con ene pena, ‘mi guarén’ que le decía, chiquitita y negrita”, comenta la actriz. A través de la seguridad que le brindó su padre nunca tuvo miedo a subirse a la moto, de hecho cuenta que “tuve la suerte de que mi papá siempre me apoyó en eso, nunca me privó ni asustó, era cero miedo”. Hoy a sus 30 años explica los cómo y porqué de la afinidad con el tema tuerca, la llegada de su auto y moto, y lo que piensa con respecto a, por ejemplo,a la Ley Tolerancia 0.

¿Cómo llega este auto a tu vida?
El Honda Civic Coupé llegó a mí porque tengo la suerte de ser embajadora o líder de opinión, como dicen ellos, de la marca en motos. Y ahora estoy entrando de a poco en autos y a veces tengo la suerte de que me pasan algunos. El año pasado tuve el Civic Híbrido y ahora acaba de llegar éste y estoy probándolo. Estoy muy feliz con él.

¿Te acompaña en tu día a día?
Sí, es un auto súper rápido, urbano, preciso para lo que uno quiere, económico, tiene buen motor, es cortito y no es difícil de estacionar. Me lleva al trabajo y cumple más que bien mis necesidades. Llega a ser un lujo para mí, es un auto súper bueno.

¿Qué característica es la que más te gusta de tu auto?
Es un auto súper económico encuentro yo, es cortito y tiene buen motor. Tiene un equipo de audio súper rico, que el parabrisas sea más extenso y alejado hace que tu al sentarte tengas una amplitud, es un auto amplio y a la vez chiquitito y vamos todos cómodos. Tiene un motor súper rico, parte rápido, buenos frenos. Encuentro que es un lujito poder andar arriba de este automóvil. Me funciona súper.

¿Y en tu moto cuál es la característica que más te gusta?
Era lo que yo estaba esperando porque quería tener una moto que para mi fuese adecuada, que se pudiesen apoyar bien los pies en el suelo, que no fuese un motor muy grande porque prefiero ir de a poco. Necesitaba esta moto, mi scooter era de 125cc y este es de 150cc. No cambia mucho. Tiene súper buenos frenos de disco en las dos ruedas…es la Invicta (sonríe).

TUERCA DESDE PEQUEÑA

¿De dónde nace la afinidad con las tuercas (moto y auto)?
De chica siempre me gustó la velocidad, mi papá era una persona amante de la velocidad un esquiador, entonces siempre me enseñó, el tenía unas motos y me sacaba a pasear y siempre me fue como enseñando. Viajábamos mucho como familia, vivíamos en el sur y en el norte y viajábamos 14 o 15 horas en auto, entonces como que siempre nuestras vacaciones fueron en el auto y cuando se echaba a perder el carburador y había que parar yo preguntaba por qué y ahí siempre me gustó esa parte de disfrutar y entender.

¿Cómo llegó la moto a tu vida?
Tuve la suerte que a los 18 años llegó mi primera moto. Me servía para irme de mi casa a la escuela de teatro. Mi papá siempre me apoyó en eso, nunca me privó ni asustó, era cero miedo o sea me decía “quieres andar en moto, okey hazlo, pero concéntrate porque requiere concentración no es para andar volando”. Entonces como que siempre fue así mi enseñanza nunca fue “no hagas esto”. Y es algo que yo agradezco para mi vida, fui criada por una manera impulsada por la capacidad de hacer bien las cosas que uno puede desarrollar más que por la limitación de no hagas eso porque te vas a caer o no andes en moto porque te vas a matar. Siempre fue hacia el otro lado, si lo vas a hacer hazlo bien.

¿Has tenido algún accidente en moto?
Nunca y espero no tenerlo. Yo creo que lo más importante es que uno tiene que desarrollar como una antena parabólica donde tienes que estar súper atenta a todo. Partiendo por la premisa de que nadie te respeta, nadie te ve ése es mi concepto. Nadie me respeta, nadie me ve entonces tengo que tratar de hacerme camino yo o tratar de entender qué va a hacer tal persona delante mío.

¿Crees tener algún conocimiento de mecánica mayor al que tiene la mujer promedio?
Yo creo que sí, poquito. Pero porque me ha interesado nomás y como hablábamos antes, hay gente a la que no le interesa nomás. Sé cambiar una rueda, puedo cargar la batería, reviso mi aceite y agua, o sea todo entiendo dónde está.

¿Y qué buscas a la hora de comprar un auto?
Me interesa el motor, la economía, una buena marca de calidad que sea un auto que yo confíe en el respaldo…Para mí eso es importante. Que sea cómodo, seguro, este tiene más de seis airbags. Siempre soñé con esto, un deportivo, que lo enciendes y todo funciona perfecto, después de haber vivido toda la etapa de haber tenido autos que te dejan en panne.

¿Y qué es lo que buscas a la hora de comprar un auto?
Primero ahorro de tiempo es impresionante y la economía. Pero el ahorro de tiempo con respecto a los lugares a la llegada, o sea Santiago está siendo cada vez una ciudad con más gente, entonces los tacos, los parquímetros, estacionarte…En la moto llegas y te estacionas en la puerta del lugar, no estoy 15 minutos dando vueltas, no pago $1.500 cada vez que me estaciono. Hay un contexto que de verdad siento que estoy aprovechando más la vida, porque las cosas que tengo que hacer en la rutina se me vuelven mucho más rápidas, no es todo el día en ésa… Eso me gusta, siento que aprovecho la vida.

¿Has sufrido alguna panne del tonto?
En moto sí, el primer día que tuve la Invicta pero porque me cargaron mal la batería en el comienzo. Y yo no sabía manejar esta moto. Y ahí tuve que llamar al mecánico y me dijo “ya agarra vuelo…pero pídele ayuda a alguien” y yo le decía que no había nadie, hasta que así de la nada pasa un hombre en una moto Ninja y lo paré, le pedí ayuda y me dijo ya súbete a la moto en neutro y me empujó y ahí anduvo y todo bien. En el auto sí, me ha pasado de todo: la llave adentro del auto, el hoyito de la cuneta, bencina…

¿Ves algún programa tuerca?
No mucho, lo último que he seguido ahora es lo de Jeremías Israel, el “Road To Dakar”, que me gusta mucho encuentro que es un concepto muy inteligente que está haciendo, lo admiro mucho a él como persona porque veo cómo es el trabajo que tiene él, cómo se está enfrentado con este docureality, que hace notar muchas cosas nacionales del deporte y el poco apoyo, de la poca valoración, de lo difícil que es surgir… O sea creo que tiene algo que para mí es mucho más importante que la tuerca, el embrague, que es el concepto del que te hablo y que te hace una conciencia social de lo que está ocurriendo y para mí es muy bueno ver eso.

LEY TOLERANCIA 0: “HAY QUE ACATAR NOMÁS”

¿Cómo crees que manejamos los chilenos?
Creo que somos personas muchas veces muy poco solidarias, te encuentras muchas veces con personas desagradables, con una amargura…También es parte de lo difícil que es vivir en este país sin endeudarte con lo básico que es la educación, es muy complicado, creo que no es un gobierno que te apoye en dar salud y educación gratis y que te dé el derecho que uno se merece por esas cosas, acá es un privilegio. Y eso creo que hace que la gente ande mal, te topas con gente que no le importa, pocos solidarios, poco amables que no te dejan pasar. Ahora vivo en un lugar en Providencia y es impresionante como la gente toca la bocina, o sea amargura…

¿Y tú, cómo consideras que manejas del 1 al 7?
¡Hay que difícil! Hay es bien paralelo porque yo digo “hay igual manejo bien” pero igual he tenido accidentes en auto. Yo creo que manejo bien, soy atenta, me pondría…¡chuta qué difícil! Me pondría un 6 (ríe). ¿Súper bien igual, no? Y en la moto igual un 6, en la scooter me podría haber puesto una nota pegadito al 7. O sea llevo 12 años y nunca me he caído. ¿Sabes qué? Me voy a poner un 7 porque aprobé esa scooter (sonríe). Siento que la manejaba perfecto, nunca tuve accidentes, era súper respetuosa, la manejaba perfecto.

¿Qué opinas de la Ley Tolerancia 0?
Yo siento que es difícil para todos porque es súper limitante. Hace más difíciles las cosas, si uno quiere salir y tomarse una copa tienes que dejar el auto en la casa, tomar taxi, pero es lo que hay que hacer nomás. Sí hay algo que te afecta en la cabeza y que uno cree que es el “chorito de las pampas” y que te crees el dueño del mundo…entonces hay algo en que te afecta esa droga, el alcohol, que se va al cerebro y que te hace demasiado mal.

¿Cómo te afecta a ti esto?
No salgo en auto. Uso taxi o amigos. Ahora son benditos los amigos que no toman…Creo que hay que acatar nomás, porque el alcohol y manejar no nos hace bien, a nadie, aunque se crea que sí.

En una frase: ¿cómo es Sofía García en la moto y en el auto?
En el auto soy una mujer atrevida y confiada. En la moto soy atenta y alerta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo