Columna de Nicolás Symmes: "Tendinitis del dedo gordo”

De seguro se reirían si les contara que conozco gente a la que, luego de varios días sin parar de usar su celular, les empezó un fuerte dolor en el dedo “gordo”.
Es que hace un par de años los chilenos no estábamos acostumbrados a vivir pendientes de este submundo que existe dentro de nuestros celulares, y era impensado pasar tanto tiempo usando los dedos para teclear.
Aplicaciones como Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagram y el correo electrónico fueron los principales impulsores de este fanatismo por los equipos móviles, donde hoy día existen miles y variadas ofertas.
Actualmente, es normal estar metido en la fila de un banco mientras revisas correos con tu teléfono, o ir a un café y observar a la gente, que en vez de conversar entre ella, está metidas en su pequeño mundo, su celular!
El móvil se convirtió en una poderosa herramienta, que nos facilita la vida 100%.
¿Quieres buscar una información en Google? Ahí esta tu celular, ¿quieres hablar gratis con un amigo o amiga por mensajes?, Whatsapp está disponible para ayudarte, ¿necesitas urgente buscar una dirección y armar una ruta para llegar a tu destino? Google Maps facilita tus viajes, incluso si quieres iluminar un lugar oscuro, porque no tienes luz, ahí esta nuestro amigo salvador, listo y dispuesto.
Por todo estos hechos, se me vino a la cabeza mi ex  y sus alegatos por mi uso desmedido del teléfono. 
Aún recuerdo el día que me escondió mi iPhone porque no lo soltaba ni para almorzar.
Ella me decía que le molestaba que estuviera todo el día pegado en el teléfono, y la verdad es que yo sentía que no me entendía, pero ahora luego de una luz divina inspiradora –y de varios amigos a quienes les ha pasado lo mismo-, me di cuenta que tenía toda la razón.
Si nos vamos a las estadísticas, el total de celulares en Chile asciende a los 24 millones de teléfonos activos según la Subtel, donde los smartphones han crecido a más del 35% del universo.
Ahora, la pregunta es ¿quieres saber si tu Smartphone es “la pareja de tu vida”?
Si te identificas con los puntos, lo es.
– Nunca apagas tu teléfono móvil, y lo primero que haces cuando te levantas es mirarlo. 
– Mandas mensajes mientras vas caminando por la calle, y te dedicas a leer todo (corriendo el riesgo de chocar).
– Estás sentado frente al televisor, en medio de una conferencia o incluso en una reunión sin prestar atención, porque estás jugando con tu móvil.
Tienes la necesidad de mirar tu equipo cada 5 minutos. 
Contestas monosílabos a aquellos que te hablan mientras tú tecleas.
En conclusión, el celular se ha transformado en la tercera mano de casi todos los chilenos y del mundo en general, de hecho es cosa de evaluar las relaciones interpersonales que se dan durante estos tiempos, incluso manteniendo relaciones amorosas por la red. 
Hoy, todo es instantáneo, y ese elemento se ha vuelto una necesidad instalada y aceptada por la sociedad.
Gracias San Smartphone!