Este es el enigma que ni siquiera la CIA ha sido capaz de dilucidar

Por

Una escultura con un mensaje en código tiene hace 20 años de cabeza a los agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quienes a pesar de tenerlo en la puerta de sus oficinas no han podido saber qué es lo que dice, según publica ABC.

En el año 1988 la CIA cuando estaba construyendo un nuevo edificio de sus oficinas en el campus de Langley, Virginia, realizó un concurso entre artistas para que hicieran una escultura para la construcción, donde el ganador se llevaría 250 mil dólares. El ganador fue James Sanborn con la escultura bautizada como Kryptos.

La escultura de granito rojo, cuarzo grabado sobre cobre, piedra imán y madera, tiene un código de 865 caracteres, de los cuales sólo se ha podido dilucidar una parte y aún así no se entiende el mensaje.

Según la página web de la CIA el artista, luego de investigar sobre la agencia de Intligencia decidió hacer una interpretación en términos de cómo la información se acumula a lo largo de los siglos. Para generar el código para Kryptos, trabajó durante cuatro meses con un excriptógrafo de la CIA con el fin de elaborar los códigos utilizados en la escultura. Este trabajo lo realizó en completa clandestinidad, ya que los agentes querían ser los primeros en descifrar el mensaje, publica el portal ABC. 

Varios criptoanalistas y los propios agentes de la CIA han estado trabajando en la escultura desde entonces y de lo que se ha descubierto se ha podido rescatar el siguiente mensaje: ” Between subtle shading and the absence of light lies the nuance of iqlusion” (Entre la sombra sutil y la ausencia de luz yace la novedad de la iqlusion), mensaje que dejó aún más confusos a los investigadores.

Incluso el escritor del Código Da Vinci, Dan Brown, ha usado la escultura para incluirla en sus libros por su complejidad. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo