Obispo acusado de abusos reconoce acto "impropio" y no descarta renunciar

Por

En entrevista exclusiva con La Tercera, el cuestionado obispo de Iquique, Marco Antonio Órdenes, se refirió por primera vez de manera pública a las acusaciones que se le imputan. El religioso fue denunciado por Rodrigo Pino, un joven que asegura que antes de cumplir la mayoría de edad fue objeto de abusos sexuales.
 
Pese a todo, Órdenes aseguró tener la “conciencia clara delante de Dios” por los hechos que se le imputan y que investiga la Nunciatura Apostólica. Sin embargo, aseguró que renunciar a su cargo eclesiástico en Iquique es una “alternativa” que está evaluando desde que supo de la investigación en su contra.
 
Órdenes insiste en su “inocencia”, pese a que reconoce haber tenido una relación sentimental especial con el denunciante y un acto impropio “puntual” del que se arrepiente con él, pero recalca, fue cuando éste último ya era adulto.
 
A Rodrigo lo conoció, según su versión, cuando tenía “17 años, en unos trabajos de organización de encuentros de acólitos”. Posteriormente, “no siendo él menor de edad, yo reconozco haber tenido un acto imprudente con él, de lo que me arrepiento y de lo que pedí perdón en su momento. (…) Fue una situación puntual. Pero yo sí mantuve con él un vínculo de afecto, cuidado, de poder ayudarlo en muchas situaciones personales difíciles”.
 
Frente a todo lo anterior, negó de plano ser “pedófilo”, y consultado por su orientación sexual, negó también ser “homosexual”, asegurando que las acusaciones en su contra lo sorprendieron.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo