Columna de Vardoc: “I am alive"

Por

Es un juego con una excelente idea que llama la atención desde un inicio, pero con cientos de imperfecciones, lo que hace que todo lo novedoso que trae pase a estar en segundo plano al analizar las malas decisiones tomadas por el team realizador, Ubisoft.
Para que entiendan un poco, “I Am Alive”, entre los muchos juegos de apocalipsis que existen, se logra desmarcar de todo lo conocido, es un juego original pero el que lo sea no quiere decir que sea un gran juego, de hecho no lo es. La trama  se concentra en  Adam, un sujeto que tiene que sobrevivir en una ciudad abandonada ya que fue azotada por una serie de catástrofes: terremotos, polvo tóxico, entre otras causas las que nunca llegamos a conocer en un 100%. Recorre la ciudad con un solo propósito, encontrar a su mujer e hija  y debemos enfrentarnos a distintos sujetos que atentan contra nuestra seguridad a lo largo del camino.
El desafío principal del juego es que debemos preocuparnos tanto de mantener con vida  a Adam como a su resistencia mientras avanzamos en el juego. Su barra de resistencia es quizá el elemento en pantalla en el que estamos más atentos en esas casi 5 horas de juego, la mayoría de las cosas que nuestro personaje hace consumen resistencia la que se recarga automáticamente. Ahora el gestionarla bien es vital para ganar este juego, por ejemplo si tenemos que saltar o trepar debemos estar al tanto de cuánta resistencia queda, o si estamos esquivando a algún enemigo cuánta debemos de guardar para poder correr y escondernos.
Una de las grandes críticas a “I Am Alive” es su sistema de combate. Cuando nos encontramos frente a algún enemigo, primero nos asustan y luego tirotean. Cuando nosotros los apuntamos con nuestra pistola se asustan, sin importar si tenemos balas o no.  Al final cada encuentro se transforma inesperadamente en un puzzle donde debemos elegir el mejor camino y opción para eliminarlos de la forma más provechosa. La más apropiada es ir primero por los con pistola y los que tienen machete para el final.
Por último, otro de los aspectos negativos de “I Am Alive” es que todo es interesante pero sólo la primera hora, luego de eso el juego redunda en complicaciones desde trepar un edificio  hasta decidir si lo mejor es matar a los enemigos, o sólo intentar huir, uno elige todo lo que hace en el juego, y donde al final tenemos que sólo enfocarnos en matar a todos. Los enemigos a pesar de verse monstruosos e invencibles se asustan al ver nuestra pistola en lugar de cubrirse y contra atacar.
Este juego me llamó bastante la atención por su temática “pos catástrofe”, de hecho, me recordó bastante a lo que podría haber sido Chile con el terremoto de 2010, y si nunca hubiera acabado. Ahora me encuentro jugando I Am Alive en PC, y la verdad encuentro que por ser un “Port” de Xbox, quedó muy “bugueado”, con muchos errores bastante molestos y, que a pesar de que el juego lleva varias semanas online, no han arreglado estos errores. A pesar de todo disfruto mucho jugarlo, pero sigo defendiendo que se desaprovechó un poco la idea y se realizó un juego demasiado lineal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo