Columna Come y calla, por Felipe Espinosa: "No problem"

Por
Felipe Espinosa

Chef ejecutivo House
“Casa del vino”
Twitter: @psyfat

Ciertos lugares se destacan por lo confortables que son y cómo uno se siente en ese lugar. Vengo llegando de vacaciones y lo único que diré es que estuve sentado a la derecha de Bob Marley, en su casa materna… fue mágico, intenso, acongojante, casi indescriptible.
No han pasado muchos días desde que visité una casa dentro de otra que realmente cumple con todos los estándares sanadores a la hora de ir a cenar, lugar elegante donde te abren la puerta y harán todo lo posible a la hora de satisfacer tus necesidades y expectativas.

Cuando voy a Senso, me siento cómodo y relajado, el entorno que lo rodea es a lo menos apoteósico y desde la entrada  la madera y la decoración te envuelven en un ambiente cálido. Noche de té helado, brebaje refrescante que acompañó toda nuestra procesión, imperdible la tabla de pan relleno acompañado de una salsa atomatada y otra crema de cilantro. Para empezar probamos una provoleta que en su justa medida alcanza para compartir un abreboca para dos, muy crujiente y con esos cristales dorados llenos de sabor, servida sobre rúcula en contrapunto fresco.

Los fondos se pasean por un frente amplio, chileno-mediterráneo, pero atraídos por la pasta encontramos dos joyas, para mí un ravioli de camarón y ostión con bisque y el favorito de la velada, un maravilloso tortelini de berenjenas ahumadas con salsa de chorizo tomate y salvia, un relleno profundo y singular, mezcla de sabores imperativos que se relajaban en el plato, la masa es de un grosor y firmeza de todo mi gusto, el detalle de la carta se puede leer tranquilamente en Internet y se agradece, el personal siempre muy atento y bien informado, los postres de lindo diseño donde el cremoso de castañas y pistachos desfiló como guardián del café.

Una gozada dejarse acurrucar por un lugar tan ahidalgado… pero quiero detenerme en un detalle, la extraordinaria carta de vinos que se ofrece, la materialidad es digna de un cinco estrellas, pero también el contenido es perecedero, la muestra de viñedos nacionales e internacionales asombra, la cantidad de etiquetas en su justa medida no marean, la muestra denota una escogida con pinzas.

 En cuanto a novedades se ofrecen catas verticales, otras por geografía y añadas, apuesta de lujo que como guinda de la torta corona un producto de excelencia, su sommelier está convencido de esto y yo lo halagué en buena onda.

Claramente Senso es un lugar de aquellos, donde te vas a sentir bien y a dejar que te mimen. Comer y beber es tremendamente  importante, en eso no hay problema, la sintonía y empatía con que se desarrolla la acción cliente-restaurante, es tanto o más importante, la conjunción de las piezas en cronometría fina logran resultados brillantes, este es uno de los mejores ejemplos capitalinos.

Coordenadas
Senso, Avenida Kennedy 4601, Las Condes
Teléfono.  2-9503145

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo