Cadena perpetua para taxista que violó y asesinó a niña de 12 años en Valdivia

Por UPI

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia condenó a presidio perpetuo calificado a Josué Miranda Bustos, de 44 años, por el homicidio y violación de Madeleine Pichihuinca Pulgar, una niña de 12 años que perdió su vida en manos de Miranda el 24 de mayo de 2011 en la capital de Los Ríos.
 
El juicio se había iniciado en octubre de este año con el estremecedor relato de la madre de la menor. En el desarrollo de la investigación peritos del Laboratorio de Criminalística de Carabineros de Puerto Montt determinaron que la pequeña había fallecido tras ser golpeada en la cabeza con un palo de madera. Miranda deberá cumplir al menos 40 años tras las rejas por su crimen.
 
La Fundación Amparo y Justicia, en conjunto con el Programa de Apoyo a Víctimas del Ministerio del Interior y Seguridad Pública representaron legal y gratuitamente a la familia, entregándole además apoyo psicológico y social.
 
Cabe señalar que en la decisión del tribunal fue crucial la participación de dos peritos expertas contactadas por la Fundación. “Además, logramos que Suzanne Starling, una de las ginecólogas forenses más destacadas de Estados Unidos, revisara las pruebas, confirmando nuestra postura. Nos sentimos sumamente satisfechos porque el fallo demuestra que este tipo de crímenes, que truncan la vida de personas tan inocentes como los niños, no quedan impunes en nuestro país”, sostuvo Ramón Suárez, Presidente de la organización sin fines de lucro.
 
Por su parte Gonzalo Fuenzalida, jefe nacional del Programa de Apoyo a Víctimas, aseguró que “esta sentencia es contundente y sin duda constituye un enorme avance en el proceso reparatorio de los familiares de la niña. Si bien, aún nos queda un largo camino de contención y apoyo, creemos fundamental una sentencia justa para que los afectados puedan superar, en parte, su profundo dolor y enfocarse en su recuperación emocional.
 
En cuanto a la fiscal Ximena Valenzuela, quien dirigió la investigación, manifestó que “esta condena es el resultado del arduo trabajo de la Fiscalía junto a los organismos colaboradores, el que nos permitió acreditar todos los hechos por los cuales la Fiscalía acusó, además de la calificación jurídica de violación con homicidio y la participación del acusado”.
 
El crimen ocurrió en mayo de 2011, cuando la menor de edad abordó el taxi de su agresor, vecino y padre de una amiga, quien la trasladó hasta un sitio alejado, donde procedió a violarla y luego causarle la muerte, dejando su cuerpo abandonado en un sector boscoso en las afueras de la ciudad.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo