Columna de Copano: "Las preguntas"

Por

Ya pasó una semana de la elección. Hubo un cambio de gabinete. Hay llamado a recontar los votos en Ñuñoa. Los diarios piden disculpas por sus encuestas. La derecha no esperaba esto. La Concertación no tiene nada que celebrar, aunque traten de hacerlo parecer asi. El índice de abstención es gigante. De pronto la política, admitamos, es mucho más divertida que la farándula o el rock. Este show no se esperaba.
 
Nacen una serie de preguntas que no tengo cómo contestar. Las incertidumbres vuelven más alucinante y entretenido el escenario. Si usted tiene respuestas, ingrese a nuestro sitio. Si tiene más preguntas súmese. Lo único que tengo claro el 2013 son dos cosas: va a salir un nuevo iPad (como todos los años) y van a pelear todos para que vayas a votar. Así que espero representar a varios en estas dudas que espero sean leídas amablemente.
 
Las dudas comienzan así: ¿Qué es Golborne? ¿En qué piensa? ¿En qué cree? ¿Cree que es un representante de los meritócratas? ¿Y si es así por qué no siguió en las empresas en que se desarrolló? ¿Qué siente al ser un potencial Presidente desde la mirada de sus pares? ¿Se acordará del viaje a Sudáfrica? ¿Del video donde Lagos Weber se pudre y lo manda a cambiar? ¿Si no resulta, qué quiere hacer? ¿Le gustará a la derecha tradicional? ¿Le gusta a Golborne la derecha tradicional? ¿Que pensará el chico de Maipú de todos ellos? ¿Qué pensará de sus frases, de sus gestos?
Profundizando un poco con Allamand: ¿Logrará acercarse a la DC que no gusta de Bachelet? ¿Si los datos son tan brutales en las encuestas lo suyo será perder con elegancia? ¿Trabajar toda la vida para tener que dar esta pelea desde una plataforma tan devaluada vale la pena? ¿Le gustará realmente Piñera? ¿Le gustará cómo se hizo el cambio de gabinete? ¿Le habrá agradado estar en esa cadena nacional del mal gusto y el lugar común, inédita por usar La Moneda para lanzar un par de campañas casi un año antes de la elección? ¿Esto es un premio? ¿Esto es para los otros o para él?
 
Vamos por Michelle. También está invitada a las preguntas: ¿No estará más cómoda ahí en Nueva York, dando la cara para el mundo, en vez de a un país que en realidad siempre puede darse vuelta en contra? ¿No le tiene miedo a la campaña que ya vinieron adelantando con el tema del terremoto? ¿Hay programa? ¿Existe la Concertación o el bacheletismo es por sí solo la fuerza? ¿Vendrá a elegir a alguno y volverá a seguir avanzando en la ONU? ¿Vendrá a dar las respuestas que Chile necesita y demanda para mejorar en calidad de vida? ¿Vendrá a dialogar con los estudiantes?
 
Y Marco. Marco es el “Maverick”. ¿Qué pasa si en un escenario de división total en la derecha MEO termina disputando en segunda vuelta contra Michelle? ¿Tiene la estructura que demandan en el PRO? ¿El PRO es un proyecto personal o hay alguien más que tenga la potencialidad para crear algo? 
 
Andrés. ¿Cómo se puede acercar a la gallada? ¿Cómo puede armar un plan para gustarle a todos los que lo ven como un potencial enemigo simplemente por ser un tipo de mundo? ¿Cómo agradarle a un país que prefiere a veces el circo frente al contenido? ¿Qué pasa si vuelve Michelle?
 
Orrego. ¿No será que lo mejor es ir a tomarse la DC o armar un partido más demócrata que cristiano?
 
Franco. ¿La tele tiene la fuerza necesaria para ser fuerza política real?
Y a todo el resto de los que gustarían de tirarse pero no se atreven (sí, a ustedes les hablo
 
Ossandón y Longueira): ¿No será el momento de intentar por último patear el tablero y armar movimientos propios con la posibilidad de estar en la papeleta?
 
Esta teleserie está muy divertida. 
 
Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo