La insólita razón del fracaso del "inhibidor" de celulares en las cárceles

Con el sistema los vecinos no podían efectuar llamados telefónicos cuando el sistema estaba en operaciones y, por el contrario, se podían realizar llamados desde el interior de los recintos penitenciarios.

Por

El subdirector técnico de Gendarmería, Miguelángel Jiménez, confirmó que rechazaron la recepción de los denominados inhibidores de teléfonos móviles que implementó en los últimos meses la compañía Telefónica en tres cárceles de Santiago, la ex Penitenciaría y Colina I y II.

Gracias a pruebas en algunos sectores aledaños a los tres recintos se verificó que los vecinos no podían efectuar llamados telefónicos cuando el sistema estaba en operaciones y, por el contrario, se podían realizar llamados desde el interior de estas cárceles.

Jiménez aseguró que el proyecto no tuvo un costo para el Estado. “No se vio afectado el erario público (…) como es tecnología nueva, se determinó utilizar el modo de arriendo, como el contrato no va a empezar a correr, ni el Estado ni Gendarmería van a gastar un peso por este servicio”.

La autoridad penitenciaria anunció que redoblarán los controles a las visitas y a los propios internos para detectar el ingreso y uso de teléfonos móviles.

Respecto al llamado a un nuevo proceso de licitación, Jiménez apuntó que por ahora se esperará poner fin a este proyecto antes de un nuevo concurso.

“Nosotros tenemos que ser respetuosos con los tiempos administrativos. Aquí hay una notificación que le hicimos a la empresa, la que tiene diez días hábiles para efectuar sus descargos. Después de cerrado este círculo, nosotros vamos a informar a la empresa del término del contrato y del cobro de la boleta de garantía”, dijo el subdirector técnico de la institución penitenciaria.    

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo