Deberán entregar a su hija en "compensación" para resolver una disputa

Por agencias

La policía detuvo a los miembros del consejo del pueblo de Bahalak, en el centro de Pakistán, que decidieron que un agricultor debía entregar a su hija de nueve años a una familia rica para compensar una supuesta violación, indicaron este viernes responsables locales.

Conocido por el nombre de Arshad, el agricultor del remoto pueblo de Bahalak, en la provincia paquistaní de Pendjab (centro), fue acusado de secuestrar y violar el año pasado a la hija del influyente terrateniente de la región Ali Sher.

El consejo de ancianos del pueblo “decidió el domingo pasado que Arshad debía casar a su hija Sidra (de nueve años, ndlr) con Maqsod, el hijo de 22 años del terrateniente”, declaró a los medios pakistaníes comisario de la policía local, Mohamad Jalid.

Arshad aceptó “verbalmente” la decisión de los sabios del pueblo, pero su hija Sidra “permaneció con la familia”, añadió el responsable policial.

Según el consejo del pueblo, el padre de la niña debía entregar una compensación de 400.000 rupias (unos 3.300 euros) si el matrimonio no se celebraba, una suma imposible de reunir con un ingreso modesto en Pakistán.

La policía detuvo al agricultor y a cuatro miembros del consejo del pueblo en el marco de este caso, indicó la policía local. La práctica del “vani“, es decir, entregar a su hija como compensación para resolver una disputa, es ilegal en Pakistán y punible con una condena que puede alcanzar los siete años de cárcel.

Sin embargo, muchos casos de esta práctica escapan al control de las autoridades, principalmente en los pueblos remotos de este conservador país.

La semana pasada una pareja paquistaní quemó viva con ácido a su hija de 15 años, de la que sus padres sospechaban que se había visto con un chico, “ensuciando” el honor de la familia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo