Columna de Nicolás Symmes: "Vitrineando desde mi casa"

Por Nicolás Symmes: Socio de www.Cabezadetuit.cl Marketing Digital

El fin de semana pasado fui de visita a casa de mis padres para descansar del mundo por unas horas. ¿Resultado? Entre página y página que encontré navegando sin rumbo, terminé “vitrineando” por las páginas de compras online más conocidas de la web. 

En ese rato que estuve pegado mirando las ofertas, se acerca mi primo y comenta que él nunca ha comprado por Internet, que le da desconfianza y que prefiere la vieja usanza, entiéndase, ir a la tienda, probarse las cosas, revisar cada detalle, o por último, darse el lujo de caminar para buscar algo. Mientras me iba contando este “ritual de compra”, su voz iba tomando más tono de nostalgia, sintiéndose que estaba obsoleto de las nuevas tecnologías.

Mientras mi primo hablaba, yo trataba de recordar mi primera compra por Internet, de la cual también tuve miedo de ser “estafado” o de equivocarme, ¿la verdad? Así fue. Recuerdo que andaba en busca de unos libros y luego de haberlos comprado, me di cuenta que no eran finalmente las ediciones que estaba buscando. En realidad, tampoco fue tan terrible para ser la primera vez, pero de ahí en adelante aprendí y casi todo lo compro o pago vía web.

Entre las primeras transacciones, que se han vuelto las más habituales para mí, es la compra de las entradas a conciertos, cines, e incluso reservaciones a restaurantes. 

El simple hecho de no tener que hacer “fila” por algo, es realmente maravilloso, porque nos ahorramos mucho tiempo, evitamos el cansancio, y por qué no decirlo, la lata de tener que estar de pie, sin hacer nada más entretenido que esperar.

La situación  se fue masificando, los carros de compra en las páginas de Internet de cada tienda se fueron replicando y ahora casi todo lo puedes adquirir a través de un solo clic. Si basta con decir que hasta las compras del supermercado la puedes hacer sentado en tu escritorio, acostado en tu cama, viendo una película, etc., etc., etc.

Ante esto, el 2005 las empresas se unieron y crearon el Black Friday, que es el “evento” que da inicio a las compras navideñas, justo luego de celebrar el Día de Acción de Gracias. Obviamente esto no sería un “evento” importante si no tuviera algún “valor agregado”. Y es sencillo, las empresas que participan entregan al cliente descuentos muy interesantes, lo que provoca que sea uno de los días en los que la economía está más revolucionada.

Con la facilidad y rapidez, además de acortar las distancias de modo importante, Internet, ha logrado la inclusión  de países como el nuestro en actividades como ésta.

En Chile como somos bastante creativos, nos ingeniamos y creamos el “Ciber Sunday”. Aunque si bien el año pasado no tuvo el éxito que hubiesen esperado, este 2012 la idea es “romperla” con las compras por este medio.

Según varios estudios, lo más comprado por Internet son pasajes de avión, estadías en hoteles, espectáculos, juegos de azar, entre otros. Lo mismo sucede con el pago de cuentas a través de este medio, facilitando cada día más la vida.

Pero, el punto es ¿cómo no equivocarse? Bueno, yo les daré algunos tips que hay que tener en cuenta: lo primero es tener claro el presupuesto que tienes para gastar, lo que incluye conocer las tarifas de envío, aduana en algunos casos (si compras en el extranjero), etc. Saber bien qué es lo que se busca, las especificaciones de ese producto que buscas no falten.

No está demás asesorarte por alguien que ya haya hecho ciertas compras por Internet, que te dirá qué sitio es más confiable para hacerlo.

Compara precios, no te quedes con lo primero que ves. La gracia más importante es que aquí puedes encontrar lo que buscas sin tener que moverte, por lo que realizar un par de clics más, sólo te facilitará tu compra exitosa. 

No le hagas el quite a los cupones de descuento, como bien les mencioné en un principio, debes tener en cuenta también los gastos de envío, por lo que los cupones de descuento siempre serán bienvenidos.

Y por último, nunca está de más leer las políticas y condiciones, en caso de tener que regresar el producto, así que eso de poner acepto sin leer, definitivamente, no es recomendable.

Con esos tips harás de tu primera compra online un acto exitoso, se te quitará el temor de equivocarte y tendrás lo que quieras sin moverte de tu escritorio. Ahora para los fanáticos de estas fechas, pueden empezar a preparar la tarjetita de crédito!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo