Entrevista a Ricardo Lagos Escobar: “El voto debe ser obligatorio”

En su fundación de Providencia nos recibió el ex Presidente para hablar un poco de todo. Política, literatura y sociología fueron los tópicos principales, pero no los únicos.

Por Matías Carvajal / Publimetro Chile

Cómodo en su mutiplicidad de roles está Ricardo Lagos Escobar (1938), quien se pasea por el mundo para dictar charlas, hacer clases o lanzar libros. Precisamente es su faceta de escritor la que está dando que hablar, pues por estos días se encuentra en Guadalajara, México, lanzando sus libros “Así lo vivimos” y “El siglo que despierta”, este último centrado en las conversaciones que sostuvo durante el año pasado en Londres con el fallecido escritor Carlos Fuentes.

¿Cómo nace su amistad con Carlos Fuentes?

-Es difícil saber cómo nace la amistad con un escritor como Carlos Fuentes, porque primero lo empiezas a leer y eso te lleva a pensar que lo conoces, lo cual no es así. Recuerdo que García Márquez con Carlos Fuentes inventaron la cátedra Cortázar a la cual fui convidado en 1998 una vez que dejé el ministerio de Educación. Y ahí comenzó a desarrollarse una relación con Fuentes. También coincidimos en las charlas presidenciales, donde Carlos hizo un discurso de su visión del mundo moderno.

¿Visión que difiere de la suya, pues él era más libremercadista?

-Sí, claro, un poco más.
 
¿Y cómo siguió su relación con él?
-A principios de este siglo inventamos el Foro Iberoamericano, que reunía empresarios, políticos e intelectuales. Fue una idea de Felipe González y nos nombraron a Carlos y a mí copresidentes.

¿Cómo se comunicaban para organizar los foros?
-Fuera de los intercambios de mail, que en el caso de Carlos Fuentes no eran mails –él nunca llego al mail-, pues uno le escribía a su señora y él te respondía con un fax manuscrito. De hecho a Fuentes le gustaba mostrarte el dedo -fiel reflejo de todo lo que escribía- que tenía una gran protuberancia. Imagina que sus novelas las escribía a mano. Para qué decir los libros digitales, no le gustaban para nada. “El siglo que despierta” lo vio en mi casa una semana antes de morir. Lo miró, lo tocó y luego lo olió profundamente. “Mmmmm”, dijo y agregó. “ Ahhh, está perfecto. ¿Tú sabes Ricardo que hay que oler los libros para saber si salieron buenos?”.

Buena anécdota… Sigamos con el foro.
-Todos los años nos juntábamos en marzo o abril para ver cuáles iban a ser los temas y quiénes serían los encargados de abordarlos. Hicimos varios.

Este libro nace en los días previos a uno de estos foros…
-Sí, al de Santo Domingo. La conversación que da vida al libro proviene de un encuentro en la Universidad de Brown, Providence, donde Carlos iba una vez al año a dar una charla y coincidíamos. En eso estábamos cuando Juan Luis Cebrián, quien también es parte del grupo, nos dijo: “Qué pasa si siguen hablando y yo les pongo una grabadora”. Nos reímos. Minutos más tarde Cebrián insistió en la idea. En la noche se lo comenté a Carlos. Me dijo: “¿Tú me harías el honor de conversar conmigo para un libro?”. Le respondí que era al revés, que el honor era para mí. Entonces nos pidieron una hojita con cosas que pudiéramos hablar, y yo mandé algo de las transformaciones del siglo XXI: educación, pobreza, cultura, política y globalización.

Del mundo a Chile

¿Qué sensación le dejaron las últimas elecciones?
-Quiero hacer una observación respecto a la abstención. El último censo dice que somos 16,5 millones de personas; ¿cuántos de ellos menores de 18 años? 5.5 millones. La resta nos da 11 millones y los inscritos eran 13 millones. Entonces, ¿cuántos son los muertos? La cantidad de personas que tienen una cédula de identidad inferior a un millón. Mi cálculo es que tenemos un millón de personas de más. No digo que la abstención no fue alta, fue alta, pero no tanto como se dice.

¿Y la voluntariedad del voto?
-Por una razón muy simple pienso que el voto debe ser obligatorio. Vivimos en una sociedad que te permite ser parte de ella y lo menos que puede pedirte, a cambio de lo que se recibe, es votar cada tres o cuatro años.

¿Cómo ve a los candidatos de la Concertación?
-Bien, haciendo su trabajo. Todo candidato debe tener ese ejercicio tan poco humilde de ir a decirle al resto de los chilenos “vote por mí”. Sí ya vas a hacer ese gesto, debes creértela.

¿Y alguna opinión de los candidatos de derecha?
-A Allamand lo conozco hace veintitantos años cuando nos pusimos de acuerdo en derogar el binominal. Todavía espero.

¿Golborne?
-Le tocó estar muy poco tiempo en los ministerios para poder formarse una opinión de él. Había muchos anuncios todos los días, pero lo importante es cómo se concreta.

¿Le ve algún mérito al gobierno de Piñera?
-La ciudadanía expresó su opinión del gobierno actual en la últimas elecciones. Una derrota fuerte.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo