Columna: Un mejor país

Por

Para nadie es un misterio el alto nivel de desencanto de los trabajadores chilenos con respecto a nuestro sistema de fondos de pensiones. Tanto es así que han surgido voces que proponen su completa abolición y el regreso al antiguo sistema de INP. Quienes proponen este “borrón y cuenta nueva” son tan extremistas como alguien que se atreva a decir que el actual sistema de AFP es perfecto y no requiere modernizaciones ni cambios.

Lo cierto es que este sistema se pensó para un Chile completamente distinto: el Chile de los años ochenta. El país ha cambiado bastante desde entonces y, no obstante, el sistema no ha sufrido grandes modificaciones, lo que vuelve comprensible la visión de quienes advierten la necesidad de cambios en el mismo.

Pero proponer “eliminarlo de raíz” resulta ligero considerando el tiempo que tomaría un cambio estructural completo; su tramitación, su implementación y su período de marcha blanca así como la burocracia tácita incorporada a cada una de estas etapas.

Por lo que propuestas de esta naturaleza a ratos nos recuerdan la típica demagogia de quienes pretenden aprovechar el, muchas veces justificado, descontento de las masas para asegurarse puestos públicos a través del “voto fácil”.

Es por eso que, a través de esta vitrina, queremos recordar nuestra desinteresada solicitud de ser invitados a la Comisión Especial para el estudio de reformas al sistema de administración de pensiones, que pronto se realizará en el Congreso.

Nuestra intención es no quedarnos en la queja y proponer modernizaciones realistas y de rápida implementación al actual sistema de AFP, modernizaciones que irán en beneficio de todos los trabajadores chilenos, de sus hijos y del mismo Estado. Ayúdenos a hacer de Chile un mejor país, el cambio positivo depende de todos nosotros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo