Columna del lector por Katherine Urrutia: "Regalos desechables"

Por
Katherine Urrutia P. (twitter: @kathyurrutiap)
 
·         Escritora de cuentos infantiles (“Buscando Chinita” y “los bigotes de la gatita Miauci”) editorial Don Bosco Edebé S.A. ·         Cuentacuentos gratuitos a niños en colegios

.         Estudiante de psicología.

·         Terapeuta de flores de Bach con especialización en niños.

·         Relatora de OTEC Veritas Capacitación. “Comprensión de lectura a través de las emociones”, dictado principalmente a profesores.

·         Trabajó en voluntariados en COSAM, escuela de lenguajes, colegios con niños en riesgo social.

.          Viajó al sur para trabajar después del terremoto y al norte para trabajar con los familiares y niños de los mineros en mina San José.

·         Trabajó en escuela fundición Paipote de Copiapó, con intervención en el tema de Bullying.

·         todos los lunes desde las 13:00 a 14:00 hrs., en “la terapeuta escucha”  de radio comunal de San Joaquín.

·         Actualmente en proyectos de libros para adolescentes y adultos.

En www.radiosanjoaquin.cl

Pensaba escribir muchas cosas positivas, llenas de buenas intenciones con todo aquello que normalmente decimos a fin de año, pero me quedé reflexionando un poco el lado “B” de las fiestas, la sociedad y las familias de hoy.

Sumemos: país “prospero” + sociedad consumista= compras compulsivas, caras, sin una pizca de humanidad. Nadie quiere ser menos que el vecino o compañero de trabajo, los mismos hijos confabulan en la macabra ecuación, pidiendo cosas grandes o caras. Los padres suelen endeudarse por 1, 2 o 3 años para regalar algo que en un par de meses va a estar tirado, ya que todo es desechable y sin valor.

Lo peor es que estos mismos padres soportaran muchos pagos con tal de “cumplir en lo material” sin enseñan a sus hijos a valorizar las cosas importantes, como conocer sus potenciales o manejar la frustración,

Las encuestas dicen que somos un país próspero y también somos el número uno en enfermedades mental como stress, depresión, entre otros y la cobertura en esta área, es un chiste.

Al juntar los conceptos que mencioné antes, me aterra sacar una conclusión muy nefasta. Hoy los niños abrirán regalos, pero al ritmo de vida que llevamos tan carentes de valores familiares, autoestima sana, paciencia y otros valores positivos, ellos cuando se vuelvan adultos puede optar por abrirse las venas.

Damos regalos desechables acompañado de emociones desechables y luego no queremos tener hijos desechables que vivan en una sociedad que los desecha. Sé que suena fuerte y confuso, pero ¿es falso?

Para evitar lo anterior, apaguemos la TV, miremos a nuestros hijos a los ojos expresando lo bueno de cada uno. Demostrándoles con hechos, que son ellos los que verdaderamente importan en nuestras vidas y enseñémosle el verdadero significado a estas fiestas con paz y amor.

FELIZ NAVIDAD.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo