Sernac: Sale más barato usar tarjetas que avances en efectivo

Por

Un nuevo estudio del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), entregado este viernes, vuelve a poner el ojo en qué sale más barato para financiar las compras de fin de año.

 

Esta vez la comparación hecha por la entidad se refiere a las tarjetas de crédito versus los avances en efectivo, la que indica la conveniencia de usar la primera opción, analizando los costos asociados a la operación de avance en efectivo y de compra en cuotas con tarjetas de crédito bancarias y no bancarias en 29 instituciones, entre los días 19 y 23 de noviembre 2012.

 

 

El análisis consideró , cuya información fue obtenida en las páginas web y en pizarras de los departamentos de crédito o atención al cliente arrojó que, respecto un crédito o avance en efectivo por $100.000, “tras analizar los valores mínimos y máximos utilizando la misma tarjeta de crédito, se pudo determinar que en casi un 90% de los casos es más conveniente realizar una compra en cuotas que un avance en efectivo, lo que representa un ahorro que va entre los $253 a $22.483″.

 

 

Sin embargo, el organismo aseguró que hay excepciones en el caso de las tiendas del retail. Apuntó que las instituciones en las que pudiese resultar más beneficioso el avance en efectivo que la compra en cuotas usando la misma tarjeta de crédito fueron Ripley, CMR, Cencosud-Mas Paris, Banco BCI Nova e Hites.

 

En otra comparación, en el caso de pedir un crédito o un avance en efectivo por $500 mil a 12 cuotas, los resultados son que “el promedio de los costos totales del avance en efectivo fue de $611.089, en tanto que en los créditos de consumo fue $584.426, es decir, una diferencia de $26.664”. Este análisis se realizó a partir de simulaciones de crédito en 9 instituciones que presentan simulador en su página web y que otorgan créditos de consumo por $500.000. 

 

 

En cuanto al Costo Total del Crédito (CTC) para un avance en efectivo por $100.000 va entre $104.737 y $166.567, en tanto para avance o súper avance en cuotas por $500.000 fluctuó entre $519.727 y $754.146, es decir, una diferencia de $243.419 o un 45,1% entre el más caro y el más barato, indicó el Sernac.

 

 

Las conclusiones del estudio según el servicio es que “en la mayoría de los casos y usando la misma tarjeta es más conveniente comprar en cuotas que solicitar un avance en efectivo para realizar una compra”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo