Columna de Juan Manuel Astorga: "Nos vemos en marzo"

Por

Error de los grandes es creer que en febrero no pasa nada y que la actualidad se concentra de marzo a enero. Es cierto que el grueso de los chilenos aprovecha el segundo mes del año para tomarse vacaciones, lo que incluye a autoridades

y personajes que marcan la pauta en el año. Pero es verdad también que en pleno verano muchas cosas pueden pasar. La historia reciente nos recuerda que desde las protestas en Magallanes hasta el histórico caso Codelco de Juan Pablo Dávila tuvieron lugar en febrero. La elección en segunda vuelta del Presi- dente Piñera, la renuncia de Bielsa y el mismo terremoto y tsunami ocurrieron en plena época estival.

Ahora bien. Dejando a un lado los avatares propios que tengan lugar en las siguientes cuatro semanas, desde ya hay varios hechos que podemos anticipar como relevantes y que marcarán la agenda de este 2013.

La política se tomará buena parte del calendario. A fines de junio se realizarán por primera vez elecciones primarias cuyo resultado será vinculante. Es decir, quienes se sometan a participar del proceso para elegir al candi- dato de la Alianza por Chile y la Concertación, deberán aceptar sus resultados. Los perdedores no podrán ir luego a primera vuelta. En el oficialismo, la UDI confía en su histórica capacidad para movilizar electores durante esa jornada y en el carisma de su candidato, Laurence Golborne. RN tiene puestas sus fichas en las fortalezas políticas de su abanderado, Andrés Allamand. Aunque aún de pronóstico incierto, las encuestas se inclinan hoy en favor del primero.

Al otro lado, la Concer- tación espera que Michelle Bachelet haga en marzo su anuncio como postulante. Nada indica que no vendrá ni tampoco que no se someterá a las primarias. Competirá con Claudio Orrego, de la DC y está por verse si con el senador radical José Anto- nio Gómez, quien podría bajar su candidatura e ir por fuera, y Andrés Velasco. Este último dio señales esta misma semana que podría no competir el 30 de junio. Como sea, Bachelet corre primera

y con una holgada distancia sobre sus contendores. Al margen de esos candidatos, veremos a quién apoyará el Partido Comunista y si Franco Parisi y Tomás Jocelyn-Holt logran juntar las 35 mil firmas necesarias para inscribir sus postulaciones.

En noviembre se juega no sólo la presidencial. Las parlamentarias anticipan una pelea interesante. Históricos parlamentarios de la Alianza como Evelyn Matthei, Andrés Chadwick y Pablo Longueira no competirán por el Senado. Son ministros y para postular- se al congreso debían haber renunciado en diciembre. Su ausencia pronostica dos complejidades. Por una parte la ausencia de las figuras más emblemáticas de la UDI en el Parlamento podrían facilitar los doblajes de la Concer- tación en algunas zonas. Además, debilita la capacidad negociadora de la centro- derecha, pues tienen en esos personajes a sus mejores coroneles.

Este será año de elecciones en varios lugares. En las próxi- mas semanas, Rafael Correa espera se reelecto en Ecuador. Nada indica que no lo conse- guirá. Alemania tiene comicios federales y su canciller, Angela Merkel, da por descontado un triunfo. En Argentina se renueva un tercio del Senado y la mitad de la Cámara. Y como parece costumbre, el peronis- mo de la presidenta Cristina Fernández lleva la delantera ante la ausencia de una oposi- ción con liderazgo claro.

Más incierto es en cambio el escenario en Italia, donde Sil- vio Berlusconi pretende volver otra vez al poder, y en Egipto, donde las turbulencias sociales han impedido incluso fijar una fecha para las elecciones.

Nos acompañarán este año varias otra noticias. La salud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, es una de ellas. Si no logra retornar a Caracas durante el segundo trimestre, la pregunta que habrá que hacerse es si el chavismo sobrevivirá a su líder. Y como en años anteriores, el mundo seguirá haciéndose cuestiona- mientos sobre la real condición del gobernante cubano Fidel Castro.

Este será el año de los sin- ceramientos sobre la economía mundial. Estados Unidos aún tiene pendiente acordar cuál es su real tope de endeudamien- to, lo que nos anuncia nuevas peleas entre republicanos y demócratas. En Europa, griegos y españoles no esperan un mejor 2013 que el año anterior. Cifras de desempleo igualmen- te altas y niveles de crecimien- to precario se plantean como desafío para Alemania, la única economía capas de hacer el contrapeso en este balancín.

Tanto Japón como China se muestran optimistas. Los expertos, no tanto. Los nipones se recuperan lento pero seguro del tsunami del 2011, pero les sigue faltando dinamismo. Los chinos probablemente tendrán nuevamente un alto creci- miento, pero con signos más evidentes de desaceleración.

Este 2013 conmemora- remos los 40 años del golpe militar. Habrá que ver cuánto impacta ese aniversario a dos meses de nuestras elecciones.

Y este será el año de la ver- dad: sabremos si clasificamos a no al mundial Brasil 2014. El año viene cargado. Ojalá febre- ro nos dé un respiro. La historia nos ha demostrado que no siempre es así. A la espera de esas noticias que no se pueden anticipar, al menos ya tenemos claro a qué atenernos cuando se nos aparezca marzo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo