Columna del lector por Katherine Urrutia: ¿Inocente o culpable?

Por Katherine Urrutia P.

Un mediático conductor fue acusado, durante la semana, de abuso contra una menor en un casino del sector costero. Inmediatamente, la pregunta que muchos padres nos hacíamos, al conocer la noticia y sin mayor información, era ¿Qué hacía una niña en un casino a esa hora?

En el transcurso de los días, se fueron agregando nuevas informaciones del pasado de la madre, la abuela de la pequeña dando fuertes opiniones, detalles del animador y sus problemas con el alcohol, videos  y más. Mi intención no es tomar partido ni por un lado ni por otro, aunque tengo una opinión muy fuerte al respecto, simplemente deseo hacer un paralelo de esta noticia.

La ludopatía es un vicio muy fuerte y como en la mayoría de las adicciones, quienes la padecen, no logran reconocerlo como un problema, menos como una dependencia.

¿Cómo nos podemos escandalizar con esa noticia, si la mayoría de las personas en distintos barrios, pasan horas frente a las maquinas traga monedas?, allí no existen cámaras, pero la realidad es muy similar, adultos en casinos clandestinos, tratando de doblarle la mano al destino y apostando cada vuelto, cada moneda, dejando muchas veces a los niños solos en casa o en las plazas hasta alta hora de la noche, sin importar el frio o si un desconocido se pueda acercar, con alguna extrañas intenciones.

Volviendo al tema inicial, veo un triste pronostico, ya que si el conductor es culpable, eso pasara a un asegundo plano, ya que se desprestigió tanto a la familia de la niña en todos lados, cuestionándose la veracidad de los hechos. Si por otro lado, el conductor es inocente, no solo estaríamos una vez más, en presencia de padres aprovechándose de sus hijos, también tendríamos como resultado, que muchos adultos preferirían no meterse en problemas y dejarían de ayudar a un niño que se encuentre en verdadero peligro.

Lamentablemente y para el conocimiento de todos Uds., realidades como estas, se ven todos los días y muy cerca de nuestros hogares, es cosa de darnos unas vueltas por las maquinas en cada barrio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo