Realizan mejora en sistema de GPS

Universidad española mejora el posicionamiento de los GPS convencionales en entornos urbanos hasta un 90 por ciento y estiam que éste puede integrarse a un coste muy reducido en cualquier vehículo.

Por

La Universidad Carlos III de Madrid ha desarrollado un sistema basado en la fusión sensorial que ha sido creado conjuntamente por los grupos de inteligencia artifial aplicada y el laboratorio de sistemas inteligentes.

El prototipo integra la señal de un GPS convencional con las de otros sensores (acelerómetros y giróscopios) para reducir el margen de error en la ubicación. “Hemos conseguido mejorar el posicionamiento de un vehículo en casos críticos entre un 50 y un 90 por ciento, dependiendo del grado de degradación de las señales y el tiempo que afecta la degradación al receptor GPS”, indica David Martín, investigador del LSI.

Para que se haga una idea el margen de error de un GPS convencional es de unos 15 metros en campo libre, donde el receptor dispone de una amplia visibilidad en los satélites. En un entorno urbano el posicionamiento puede desviarse más de 50 metros, debido a los obstáculos que constituyen los edificios, árboles, casas y para qué decir en los túneles donde hay muchos GPS que pierden la señal.

Los científicos precisan que  “Las futuras aplicaciones que se beneficiarán de la tecnología que investigamos actualmente serán la cooperación entre vehículos, las maniobras automáticas para la seguridad de los peatones, los vehículos autónomos o la evitación de colisiones entre vehículos”.

Con el nuevo prototipo que han desarrollado han conseguido asegurar un posicionamiento del vehículo entre 1 y 2 metros en entornos urbanos.

Combinación de sensores

Los elementos básicos de los que se compone este sistema son un GPS y una Unidad de Medición Inercial (IMU) de bajo coste. Esta última integra tres acelerómetros y tres giróscopos para medir los cambios en la velocidad y maniobras que realiza el vehículo. Después, todo se conecta a un ordenador que posee una aplicación encargada de fusionar los datos y corregir el error en las coordenadas geográficas. “Este software se basa – explica Enrique Martí, del GIAA de la UC3M – en una arquitectura que utiliza información de contexto y un potente algoritmo (denominado Unscented Kalman Filter) que se encarga de eliminar las desviaciones instantáneas ocasionadas por la degradación de las señales recibidas en el receptor GPS o la pérdida total o parcial de los satélites”.

Actualmente, los investigadores disponen de un prototipo que pueden integrar en cualquier tipo de vehículo. El próximo paso que pretenden dar estos investigadores es analizar la posibilidad de desarrollar un sistema que aprovecha los sensores integrados en los smartphones. Y es que un teléfono inteligente dispone de más de una decena de sensores, como acelerómetro, giróscopo, magnetómetro, GPS o cámaras, además de comunicaciones WiFi, Bluetooth o GSM, por ejemplo. “Estamos comenzando a trabajar ahora – revela Enrique Martí – en la integración de este sistema de fusión de datos en un teléfono móvil, para que sea capaz de integrar todas las medidas de sus sensores para lograr el mismo resultado que obtenemos ahora y a un coste muchísimo menor todavía, ya que es algo que casi cualquier persona puede llevar en su bolsillo”.

Fuente:  ucm3.es

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo