Imágenes de joven muerto a golpes por la policía causan estupor en Bélgica

Por AFP

Las imágenes de la muerte de un joven en una diminuta celda de una comisaría belga, tras haber sido aplastado por el peso de varios policías y golpeado por uno de ellos, causaron estupor este viernes en Bélgica.

La prensa flamenca dedicó sus portadas a este tema y la ministra del Interior, Joelle Milquet, calificó de “escandaloso” lo ocurrido y consideró “inaceptable” que el policía que golpeó al joven fallecido no haya sido suspendido.

En un largo reportaje difundido en la noche del jueves, el canal público VRT relató las circunstancias de la muerte de Jonathan Jacob, de 26 años de edad, el 6 de enero de 2010.

Este fisioculturista dependiente de las anfetaminas se había quedado sin esta droga y le pidió a una patrulla que pasaba por la calle que se hiciera cargo de él.

La policía lo llevó a un establecimiento psiquiátrico, según la reconstitución de los hechos que realizó el programa Panorama de la VRT.

No obstante, al llegar a dicho establecimiento, el joven se negó a que lo encerraran en una habitación con dispositivos especiales de seguridad y empezó a agitarse. Así, le causó heridas a un policía.

En este contexto, el establecimiento se negó a hacerse cargo de este paciente que consideraba excesivamente violento y los policías llevaron al joven, que se desvistió totalmente, hasta la comisaría de Mortsel, en los suburbios de Amberes (norte).

Allí, le pusieron en una celda de aislamiento de 3,5 metros cuadrados.

Según la VRT, un juez ordenó a la policía que controlara al hombre para que un médico le administrara una inyección calmante. Los funcionarios llamaron a la brigada de intervención especial de la policía de Amberes, cuyos miembros son conocidos como “Rambos”.

Seis policías con casco, porras y escudos, lanzaron un petardo ensordecedor en la pequeña celda, se abalanzaron sobre Jonathan Jacob y lo aplastaron con su peso durante dos minutos para ponerle las esposas. Uno de los policías le propinó cinco puñetazos, antes de que el médico le inyectara un calmante, según las imágenes de las cámaras de seguridad difundidas por la VRT.

En ese momento, los policías se dieron cuenta de que el hombre había dejado de moverse. El médico notó que su corazón dejó de latir. Los esfuerzos por reanimarlo fracasaron. La autopsia reveló que murió de una hemorragia interna causada por los golpes.

A principios de febrero, la justicia belga decidió que se realice un juicio penal al exdirector del centro psiquiátrico que se negó a hacerse cargo del joven, así como al agente que lo golpeó. Este policía ha permanecido en funciones.

Diputados flamencos denunciaron este viernes un uso “totalmente desproporcionado de la fuerza” por parte de los policías.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo