China se fija meta de aumentar consumo interno ante crisis internacional

Por

Metas menos ambiciosas que en años. Este martes, el gobierno chino informó que su estrategia económica apuntará a expectativas más bajas, debido la inestabilidad de la economía mundial y los retos de cambio de su modelo económico.

 

Después de que el país asiático haya crecido hasta ahora gracias a sus exportaciones y a las enormes inversiones estatales, el Primer Ministro, Wen Jiabao, afirmó que “tenemos que asumir con toda firmeza la ampliación de la demanda interna como directriz estratégica para el desarrollo económico”, declaraciones que realizó en la primera sesión de la Asamblea Nacional Popular China (ANP).

 

La debilidad de la demanda externa, el aumento de los costos laborales y las abultadas inversiones fiscales ponen en jaque la supremacía del país asiático como el gran exportador mundial y levantan suspacias sobre la eficiencia del estado, por lo que el auge del consumo interno se presenta como la única alternativa que asegura un crecimiento sólido del país en el futuro.

 

Si en 2012, la inflación en ese país fue de 2,6%, el primer ministro fijó para 2013 una objetivo máximo del 3,5%. Además también estableció una tasa de desempleo urbano que no supere el 4,6% (fue de 4,5 en los últimos estudios) y un crecimiento del comercio exterior cercano al 8% (6,2 el año pasado), indicadores “que permitan mantener el equilibrio de la economía” y que, por otro lado, “puedan soportar el aumento de gasto del próximo año”.

 

Por otro lado, se recurrirá a la deuda para alimentar el aumento del gasto público, algo que se prevé que incrementará el déficit del país en 400 mil millones de yuanes, unos US$64.247 millones a finales de 2013, aunque el déficit del país asiático se situará alrededor del 2% del PIB a finales de año. El umbral de seguridad fijado por las autoridades es del 3%.

 

Esta inversión fiscal se usará principalmente en la salud, la quer recibirá los mayores recursos, con un 27,1%, le sigue la energía y medio ambiente, seguridad social y empleo, agricultura, defensa, ciencia y tecnología, educación y cultura, deporte y medios de comunicación.

 

También el gigante asiático invertirá en infraestructura, al construir 5.200 kilómetros de vías férreas y 80 mil más de carreteras, así como 10 nuevos aeropuertos y 4,7 millones de viviendas de protección oficial.

 

De no funcionar el estímulo a la demanda interna, el gobierno chino tendrá que enfrentar el fantasma del apretón de cinturón en sus gastos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo