Columna de Katherine Urrutia: "Poco espacio en el disco"

Columna de Katherine Urrutia:

Tengo un Netbook hace 3 años aproximadamente. Hace algún tiempo, al encenderlo o al estar en funcionamiento me muestra mensajes diciendo que el disco C tiene poco espacio y si deseo eliminar algunas cosas o dejará de funcionar correctamente.

Está claro que mi pobre computador no da para más y al ponerme a revisar qué borrar, encontré miles de fotos, música, archivos antiguos, etc. Después de tardar más de la cuenta en mirar, escuchar, revisar algunos archivos, me di cuenta que casi no puedo eliminar nada. Ahora me encuentro en la disyuntiva, qué hacer con mis recuerdos o el correcto funcionamiento del computador.

Curiosamente esta problemática me hace pensar, que en terapia atiendo muchas a personas tratando de construir un presente y futuro, pero el peso del pasado se los impide.

Normalmente como terapeuta, es fácil decirle a alguien que ese pasado es el que no le permite construir nada nuevo. Lo paradójico es, que en un ejemplo muy tecnológico y bastante frío, me ví imposibilitada de borrar algo y liberarme del pasado.

Cuando escuchamos a nuestras terapeutas, amigas, familia, decir una y otra vez “tienes que deshacerte del pasado” o “deja esa pesada mochila atrás”. ¿Realmente estamos facultadas moralmente para pedirlo?

Los pasos para mi computador son más simples, dedicarle tiempo y algunos mecanismos de respaldo. Ahora, si lo pienso como terapeuta, me encantaría decirles a aquellas personas que están viviendo algo similar, algunos pasos que podrían servir: 

  • Ver si es el pasado el que impide hacer cosas positivas en el presente. RECONOCER EL PROBLEMA ES CLAVE. Normalmente cuesta.
  • Dedicarle tiempo a recorrer esos “archivos” que dañan y ocupan lugar en la mente, idealmente con algún tipo de ayuda profesional y capacitada que, contenga y oriente correctamente.
  • Quizás, hacer alguna actividad “liberadora” de espacio, como clases de baile, deporte o simplemente mirar un atardecer sin correr. ¿Por qué no?
  • Descubrir que el mejor momento para ser feliz, es simplemente AHORA y que es un regalo maravilloso, por eso se llama “presente”.

Mientras no se solucione lo anterior, tendremos constantes mensajes recordándonos lo obvio, el mal funcionamiento que tenemos en la vida. ¿Nos seguiremos haciendo los desentendidos? O ¿esperaremos hasta que nada funcione?