Columna de Katherine Urrutia: ¿Marzo malo?

·         Escritora de cuentos infantiles (“Buscando Chinita” y “los bigotes de la gatita Miauci”) editorial Don Bosco Edebé S.A. ·         Cuentacuentos gratuitos a niños en colegios

.         Estudiante de psicología.

·         Terapeuta de flores de Bach con especialización en niños.

·         Relatora de OTEC Veritas Capacitación. “Comprensión de lectura a través de las emociones”, dictado principalmente a profesores.

·         Trabajó en voluntariados en COSAM, escuela de lenguajes, colegios con niños en riesgo social.

.          Viajó al sur para trabajar después del terremoto y al norte para trabajar con los familiares y niños de los mineros en mina San José.

·         Trabajó en escuela fundición Paipote de Copiapó, con intervención en el tema de Bullying.

·         todos los lunes desde las 13:00 a 14:00 hrs., en “la terapeuta escucha”  de radio comunal de San Joaquín.

·         Actualmente en proyectos de libros para adolescentes y adultos.

En www.radiosanjoaquin.cl

Marzo es uno de los meses, en que el bolsillo, la paciencia, la tolerancia, entre otras emociones, suelen ser vulneradas o sufren mucho. Los otros meses serían, a mi modo de ver, Septiembre y Diciembre.

En Marzo, los miles de pagos de los colegios, libros, permiso de circulación y otros gastos o trámites, nos generan una sensación profunda de carencia, principalmente monetaria y de las emociones que dije anteriormente, ni hablar.

Terminando un mes en que tantas personas catalogan de complicado, me detengo a pensar en cómo algunos hechos pueden marcar la percepción de algo, como por ejemplo, un mes, un día de la semana, una fecha en especial o personas.

Desde algún tiempo, mi hijo mayor, comenzó a decirle al domingo “fomingo” marcando claramente que, gran parte del día es fome. He tratado de corregir su pensamiento, diciéndole que no cargue un día con una emoción tan negativa o evidentemente se empuja a pasar en el futuro muchos “fomingos”.

Con estos ejemplos quiero profundizar en la carga emocional, especialmente las negativas, que ponemos a las cosas y barremos de lleno, la gran posibilidad de vivir algo positivo, ya que las cargas negativas, son como un manto invisible, que cubre por completo aquello que decidimos ocultar.

¿Cuántas veces, hemos cargado algo o a alguien con nuestros mantos negativos?

Lo importante de la experiencia, es el reconocimiento de lo mal que estamos haciendo y no es tarde para modificar nuestras conductas. El doctor Bach decía, (majaderamente si se quisiera ver) que el ser humano vino al mundo para “aprender, aprender y aprender”.

Si pudiéramos tomar conciencia que estos mantos negativos, en los que cubrimos muchas cosas de nuestras vidas, nos pueden apartar también de momentos y personas buenas.

La carga negativa que asociamos a algo permanece, incluso si ese algo pasar de un extremo a otro por completo, aun así, seguiríamos viendo únicamente lo negativo. Lo peor, es que no solo dejamos de ver lo positivo, sino que también, dejamos de sentirlo.

¿Cuántas cosas están cubiertas por mantos? como una estación del año, lugares, etc. Si quisiéramos hacer el trabajo de modificar nuestras negatividades, quizás muchas personas podrían tener vidas cotidianas y simples, pero felices.