Primer caso: Multan a trabajador que fumaba en su oficina por violar nueva ley antitabaco

Por UPI

AgenciaUno (Archivo)

Foto:

Un funcionario público en Punta Arenas fue sorprendido fumando en su trabajo, en lo que constituye el primer caso en el país de transgresión personal a la prohibición de aspirar cigarrillos en espacios públicos cerrados.

En este caso el tribunal concluyó el proceso y lo multó con las 2 UTM (80.000 pesos) que establece la ley para este tipo específico de infracción (‘fumar en espacios cerrados de uso público’).

Sin embargo, el subsecretario de Salud Pública, Jorge Díaz, al concurrir este miércoles a una galería comercial de la comuna de Providencia, en Santiago, comprobó el total acatamiento a la normativa por parte de las personas que asistían a los cafés del lugar.

Díaz dijo que existe un positivo balance del primer mes de aplicación de la nueva ley antitabaco.

“El público se encuentra muy satisfecho de los resultados de la ley, no ha encontrado que esto haya creado una incomodidad en el desarrollo de sus actividades de distracción, se mantienen los hábitos tanto en fin de semana o durante la semana, y no ha significado tampoco a lo largo del país nada que ponga en riesgo la actividad económica de los restaurantes, pubs o similares”, informó Jorge Díaz.

Según la estadística recopilada por las diversas secretarías regionales ministeriales (seremis) de Salud del país, en el primer mes de la ley, sus inspectores efectuaron 3.954 fiscalizaciones a recintos de acceso público donde la normativa ahora prohíbe fumar. Y sólo detectaron 43 infracciones, lo que significa un 1,08% de transgresión.

“Y eso habla muy bien de cómo se ha asumido tanto por parte de la industria como de las personas, este desafío que se ha planteado por la ley de mantener limpios los espacios donde circulan personas que fuman y que no fuman”, manifestó el doctor Díaz. 

Hay que tomar en cuenta que estas 3.954 fiscalizaciones corresponden sólo a las que han realizado las seremis de Salud. Los inspectores municipales de las 346 comunas del país están encargados también de velar por que se cumplan las regulaciones al tabaco y tienen sus propias estadísticas.

A este balance se suman los requerimientos a la línea telefónica ‘Salud Responde’ del ministerio de Salud (600 3607777), que durante marzo recibió 175 denuncias, además de 391 llamados para preguntar detalles de la ley.

Las 43 infracciones detectadas en el primer mes fueron derivadas a los Juzgados de Policía Local, instancia designada por ley para revisar las acusaciones, pedir antecedentes complementarios si lo estima, escuchar los descargos y aplicar la multa correspondiente.

“Hemos observado que hay un gran respeto por la aplicación de la ley, tanto por parte de los administradores de locales como de las personas que asisten, y uno de los temas donde teníamos gran preocupación -y que hemos visto que no ha generado ninguna dificultad- es que cuando una persona saca un cigarrillo y se pone a fumar en un lugar prohibido, rápidamente en los mismos locales les informan que no se puede y las personas lo han aceptado sin necesidad de recurrir a la fuerza pública ni otro medio”, informó el subsecretario Díaz.

LOS INFRACTORES

Aparte del caso de Punta Arenas, también han sufrido infracciones, una discoteca en Chimbarongo, otra en Calama, dos cafés ‘con piernas’ en Concepción, dos pubs en Santiago, una schopería en Antofagasta, un local comercial en Angol, una industria en Iquique.

Las principales infracciones cursadas corresponden a fumar en lugares prohibidos y ausencia de señalética en aquellos espacios donde no está permitido fumar.

Biobío levantó la mayor cantidad de actas durante el primer mes (11, sobre 431 fiscalizaciones), correspondientes más que nada a ausencia de la señalética ‘Prohibido Fumar’ dentro de los locales y a evidencias físicas de transgresión: olor a humo y colillas de cigarrillo en el piso, basureros o baños.

En La Araucanía, además de estas infracciones, se detectó una rotisería en Angol donde se vendía cigarrillos a menos de 100 metros de un colegio.

Las fiscalizaciones de los inspectores de seremis han sido amplias: si bien mayoritariamente se ha revisado restaurantes, discotecas y pubs, también se ha vigilado que se cumpla la ley en lugares tan distintos como estadios, casinos de juego, cafés recreacionales, hoteles, terminales de buses, cocinerías, supermercados, establecimientos educacionales y fábricas de alimentos, tal como lo establece la legislación.

‘Estamos muy contentos porque los resultados han ido mejor de lo esperado y el cambio cultural al que estamos optando en nuestra población ha sido mucho más rápido’, concluyó el subsecretario Díaz. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo