Columna de libros: En el reino de Timaukel, la tesis está primero

Columna de libros: En el reino de Timaukel, la tesis está primero

P { margin-bottom: 0.21cm; ¿Alguna vez se preguntan cuál es el sentido de una novela? Creo que a través de la lectura se puede aprender, pero no como si se tratara de una clase, en que cada elemento está puesto para probar una tesis; después de todo, leer tiene que –al mismo tiempo que abrir la mente- ser apasionante, tanto así que siempre ansiemos llegar a la última página escrita.

En el reino de Timaukel, el protagonista Ricardo está tratando de abandonar Chile en forma clandestina por la Patagonia. Es 1976 y cuando está cerca de llegar a Argentina, los planes se vienen abajo por el golpe de Estado trasandino. En vez de tratar de regresar a Punta Arenas, Ricardo se queda veinte años viviendo en la Patagonia, sin el menor contacto con otra persona. El argumento suena atractivo, pero en vez de encontrarnos con una narración que vaya mostrando los cambios que Ricardo va sufriendo en todos esos años, y en especial, el natural desencaje con el resto de la sociedad cuando vuelve a la ciudad, lo que se nos presenta en más bien una disertación académica.

Se trata de un libro-tesis, en que el autor da cuenta de sus posturas ideológicas a tal extremo, que olvida que la narración debe ser atractiva. En vez de eso, la historia de Ricardo se vuelve una narración casi clínica, en que se utilizan teorías para explicarnos por qué este hombre que optó por el aislamiento total, se convierte en un ser por encima de toda circunstancia. En esto el narrador va hasta las últimas consecuencias: Ricardo ni siquiera puede disfrutar en una fiesta de matrimonio; una ni siquiera se explica por qué fue invitado.

Lo que más extrañé en esta lectura de un hombre que se siente más conectado con los antiguos selk’nam de la Patagonia que con la gente con la que creció, fue un poco de emoción; que las constantes citas a poetas fluyeran y se fundieran con el relato, en vez de aparecer con tono académico; extrañé la descripción, por sobre la explicación. ¿Queda clara la tesis del autor? Sí, y una puede coincidir con lo que plantea, pero el tono le quita fuerza al relato del hombre que quiere volver a la tierra de Timaukel, privilegiando la tesis detrás de la experiencia.

Gligo V., Nicolo. En el reino de Timaukel. Santiago: Editorial Cuarto Propio, 2012.