La historia de amor y política entre Camila Vallejo y Julio Sarmiento

La pareja que espera un hijo fue clave en articular el actual movimiento estudiantil.

Por Publimetro

“Cubano de origen y chileno en la práctica” así se define Julio Sarmiento en su cuenta de twitter. Llegó a Chile junto a sus padres cuando tenía 19 años en 2002 y tres años después comenzó a hacer política como delegado de la Facultad de Medicina en la Universidad de Chile.

De ahí en adelante Sarmiento fue clave en el grupo de estudiantes de distintas universidades que articularon las demandas y sobre todo el discurso del movimiento estudiantil que se tomaría la agenda a partir de 2011.

Su claridad para exponer ideas y el carisma que incluye trazas de acento caribeño y una bandera cubana colgada al cuello, lo hicieron popular entre las bases de estudiantes que luego serían las masas que pondrían a la clase política en jaque.
 
En 2009, luego de ocupar cargos de menor figuración fue elegido presidente de la Fech. Pero siguió trabajando lejos de las cámaras y los diarios, ya no sólo junto a los dirigentes de universidades estatales, también de las privadas.   La organización levantó un congreso de 3 mil estudiantes en la USACH, donde  se acordaron las estrategias para presionar por cambios estructurales en Educación.

Pero se necesitaba un líder que fuese la cara visible en los medios. Sarmiento pragmático ante todo, sabía que el no podía ser. Su origen cubano le abría un flanco muy grande para recibir ataques. Además ocurrió el terremoto que retrasó todos los planes.

O en realidad los cambió para mejor. A mediados de 2010 Camila Vallejo, estudiante de geografía era conocida en los patios de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Chile. Camila y Julio ya eran pareja cuando ella encabezó un movimiento que logró la reestructuración completa de la facultad. Con más eficiencia que ruido.

“Al momento de hacer la lista era la mejor carta que teníamos para conducir el proceso, por su manejo de los temas y la capacidad para comunicarlos. Tan acertada fue la elección que los resultados están a la vista. El plus que ella le dio fue que logró romper los estereotipos y demostró en el camino capacidad de conducción y de soportar la presión de comunicar, de mostrar carisma, sencillez, liderazgo, cercanía. Cosas que se multiplicaron cuando empezó a ejercer su cargo”, dijo Sarmiento en una conversación con El Mostrador el 2012.

Camila Vallejo fue elegida presidenta de la Fech a fines de 2010, sucediendo a Julio. Al momento de entregar el mando Sarmiento escribió en su cuenta de Twitter “Ya no soy presidente de la FECH. Pero la presidenta que asume va a ser mejor que yo. Quedo tranquilo y satisfecho”.

Ella cuando le entregó la presidencia a Gabriel Boric, al año siguiente,  le dedicó unas palabras en su discurso de despedida:  “A mi familia y a Julio, que gracias a su incondicional apoyo, amor y entrega, pude desempeñar gran parte de mi trabajo en la FECH, incluso en los momentos más difíciles”.

Es la historia de una pareja que salvo un breve quiebre, nunca se ha separado.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo