Golborne compartió la parrilla con lectores de Publimetro

La parrilla está tan caliente como la campaña. Aunque en su casa el quincho sea de sus hijos, el precandidato de la UDI se maneja con la destreza de alguien que sabe a dónde quiere llegar

Por Felipe Saleh

El candidato llega, saluda a los lectores escogidos por Publimetro y se detiene a preguntarles sus nombres y a escuchar a qué se dedican. Hay un profesor, dos diseñadoras, una comunity manager, una dueña de casa, un publicista, la asistente legal en una compañía minera, dos estudiantes y un científico.
Golborne se pone el delantal, toma los implementos. Reconoce que el quincho de la casa está a cargo de sus hijos. Pero se maneja con destreza y conoce los cortes. La primera pregunta es de Catalina: su familia tiene una pyme y hubo un negocio en que el cliente demoró más de un año en pagar una factura. Golborne fue gerente de Cencosud, dueña de Jumbo y sabe que ese es un flanco abierto. 
“Mis adversarios me tratan de colgar los males del retail, pero yo creo que debemos evitar las prácticas abusivas y las asimetrías en la negociación. Para las pymes propongo aliviar la caja desde el punto de vista tributario, burocrático y un portal donde la gente encuentre todos los programas y el mejor al que puede postular”, dice y de seguro a Catalina ya le cae mejor que si lo viera en televisión.
Golborne es empático, y aunque no lo quiera su historia política tiene algo en común con la de Bachelet. Pancho, el publicista quiere saber por qué se fue de una gran gerencia a la política.
Y el candidato dice que se salió del retail para tener una vida más tranquila, que nunca pensó en ser candidato, ni siquiera ministro. Pero estando dentro se dio cuenta “de las potencialidades que teníamos para hacer cambios en la vida de las personas” y por cierto se la cambió a las familias de los mineros, que como si de una piscina se tratara le dijeron “tírese a Presidente”. Golborne cree que “vieron a una persona de derecha que no era esa caricatura que ha impuesto la izquierda donde a la derecha le importan los ricos y ellos son los únicos preocupados de los más necesitados que trabajan por altruismo”
Y dentro del Estado, Golborne no ha dejado de pensar con la eficiencia de un gerente.
“Creo que el Estado necesita una reingeniería completa. Cuatro años de período presidencial son un error,  Propongo cuatro con reelección. Si no es aceptable, por lo menos cinco o seis. Así puedes planificar a largo plazo. Reelección limitada de todos los cargos al menos en el mismo distrito e inhabilidad de las personas condenadas por fraude al fisco”.
Sigue cortando carne, reparte pedazos, come y cuenta cómo han sido estos meses, donde gente de su propio sector ha dicho que está empatado con Allamand y que tal vez sea mejor que se retire.
“El fuego amigo duele mucho más porque pega en partes más íntimas. Estoy acostumbrado a estas teorías de gente que habla sin saber, son estrategias comunicacionales que algunos saben muy bien. Pueden manipular una encuesta pero  no se puede torcer la realidad. Soy la única persona que puede ganar a la candidata socialista y eso es lo que me mueve: la responsabilidad de llevar las banderas de mi sector”.
José, el profesor, sabe que Golborne no está de acuerdo con la educación gratuita. Se entera de que lo que más le preocupa es “que un niño de quinto básico no sepa leer”. Pero el profesor sabe cómo mejorará  la situación de los docentes.
“Tenemos que hacer una reforma en la carrera docente, subir la subvención escolar de 80 mil a 180 mil y así mejoramos tu remuneración”, le dice. Golborne no usa la palabra de moda “lucro” para hablar de universidades, “el foco está en impedir las estafas ilustradas, en que haya una carrera que dura cinco años pero bastarían tres o una carrera que no existe”.
Golborne es atípico para su sector, no sólo porque pide una guitarra, que no hay, para amenizar el asado, sino porque cuando le preguntan sobre Dios, dice que es creyente y bautizado, pero “no soy católico practicante, me defino  agnóstico, un hombre en búsqueda”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo