¿A qué le temen los adultos mayores hoy?

Por

A muchas personas les asusta envejecer. Les preocupa ver cómo, con el paso de los años, el cuerpo va cambiando, disminuyen las defensas ante las enfermedades, algunos amigos y familiares empiezan a partir, y ya no quedan tantas energías ni tiempo para “hacer cosas”.

El miedo es una de las emociones más paralizantes dentro del espectro humano y animal. Al estar sometido al miedo se vuelve muy complicado aprender nueva información y realizar las actividades cotidianas de manera habitual por la sobreactivación de la amígdala a nivel cerebral, con toda una activación del sistema límbico.

Los miedos como explica el Presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile Dr. Víctor Hugo Carrasco “están influidos por la cultura, el grado de soporte social, el conocimiento de la enfermedad y la experiencia pasada, la pérdida de la independencia, el considerar ser una carga en la familia, la pérdida del control por deterioro físico o mental de no poderse librar del dolor, la pérdida la conciencia por sedación, de ser olvidado fácilmente, sufrir indignamente, o la recurrencia de pensamientos de morir solo o sin nadie que lo quiera”, indica.

“Es importante recalcar, que dentro de los miedos más importantes, que todos tenemos, hay dos que están presentes en la mayoría de las personas mayores. Curiosamente, no es el miedo a la muerte, sino al sufrimiento cuando ésta se acerca, particularmente al dolor físico, y por sobre todo está el temor a ser dependiente y no poder valerse por sí mismo. El ser una carga literalmente aterroriza a las personas de edad avanzada”, sostiene el especialista.

Cuando hablamos de miedos en las personas mayores como explica la psicóloga clínica de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile María José Gálvez, estos se podrían diferenciar en:

–     Miedos respecto a pérdidas de roles sociales

–     Miedos respecto a cambios en la funcionalidad

–     Miedos a problemas de salud específicos.

Miedo a pérdidas de roles sociales

En la adultez mayor existen una serie de pérdidas sociales, por ejemplo: “la pérdida del rol social de trabajador para pasar al de jubilado. En este sentido, y sobretodo en los hombres aparece el miedo a ser excluido socialmente en una cultura donde la producción es clave. En un sentido extremo la persona mayor teme ser excluida y tiende a aislarse como un mecanismo de defensa”, detalla la especialista

También está el miedo a la pérdida del soporte social, esto se incrementa en viudas/os y más aún cuando hay malas relaciones con el resto de la familia.

A un nivel extremo estaría el miedo a morir solo y sin dinero.

Miedo a cambios en la funcionalidad

El principal miedo en las personas mayores es el miedo a la dependencia, al no poder autovalerse y tener que depender de otros para realizar las actividades de la vida diaria. Dentro de este miedo aparece ser una carga para los hijos o cónyuge.

También aquí se podrían situar los miedos a déficits sensoriales como perder la visión o la audición y los miedos relacionados con la movilidad, como estar postrado o tener que usar ayudas técnicas como bastón o andador. Los cambios en la funcionalidad se pueden dar por dificultades a nivel físico o a nivel mental. Otro gran temor de las personas mayores es la pérdida de la memoria y la capacidad de decisión, lo que conlleva a tener que delegar algunas actividades instrumentales de la vida diaria como la conducción de automóvil, el manejo de las finanzas y la medicación. La condición anterior lleva a un nivel de vulnerabilidad importante cuando el soporte social no es el adecuado, y la persona debe confiar en personas ajenas a sus seres queridos para temas tan importantes como el manejo de su patrimonio o medicación.

Miedo a enfermedades específicas

Estudios nacionales e internacionales hablan de las enfermedades más temidas por las personas mayores, serían la Demencia, específicamente la tipo Alzheimer, el Cáncer y las enfermedades neurológicas relacionadas con la pérdida de la movilidad. También existe un relevante temor a la diálisis.

También existe un temor importante al momento de la comunicación del diagnóstico, esto lleva a muchas personas mayores a dejar de hacerse exámenes o asistir a controles médicos por el temor al resultado de estos.

No menos importante es el miedo a caer o el Síndrome Post Caída, este se puede dar en personas mayores que hayan tenido una caída o que han sabido o visto a alguien caer. Esto los lleva muchas veces a dejar de salir y a dejar de usar transporte público.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo