Juan Manuel Astorga: "Repactación unilateral"

Por

Más de alguien en la UDI debe estar preguntándose por qué no designaron desde un comienzo a Pablo Longueira como su candidato presidencial. La crítica fue recurrente entre varios históricos del partido, a los que siempre les costó sintonizar con la decisión de ungir como su abanderado a Laurence Golborne, una figura que no tenía raigambre dentro del gremialismo. Era el ministro más popular, pero no el más representativo de sus filas. Era el que tenía más posibilidades de competirle en primarias a Andrés Allamand, pero no el más experimentado en política. En la raya para la suma, el resultado terminó en resta y el hombre que saltó a la fama por liderar el rescate de los mineros no tuvo quien lo salvara a él mismo de un hoyo político donde no hubo encamisado que lo protegiera ni cápsulas ni sondas que lo sacaran.

Tres golpes en una semana bajaron a Golborne. El primero se lo propinó el propio Presidente Piñera cuando descalificó su propuesta de reducir el impuesto específico a los combustibles. Un par de días después, llegó el fallo de la Corte Suprema que condenó a Cencosud por haber repactado unilateralmente las comisiones de la tarjeta “Jumbo Más” el 2006, justo cuando él era gerente general de la empresa. Un par de días más tarde, se reveló que el candidato no fue todo lo preciso que algunos esperaban cuando declaró su patrimonio siendo ministro, exponiendo públicamente dineros suyos manejados en las lejanas Islas Vírgenes. Mucho para una sola semana. Allamand, su contrincante dentro de la Alianza por Chile, vio ahí una oportunidad y lo cuestionó en varias oportunidades, declarando con sus frases una nueva guerra entre dos partidos que de batallas entre ambos conocen de sobra.

Golborne dio un paso al costado y Pablo Longueira, uno al frente. El hasta ayer ministro de Economía toma la posta de una candidatura UDI que tendrá que construir harto para convencer al electorado que apoyaba a Golborne de que ahora lo respalden a él. Las mismas razones que hicieron del ex ministro de Minería una figura con alta adhesión son las que podrían jugarle en contra al discípulo de Jaime Guzmán. Longueira es un animal que exuda política. Golborne en cambio hizo de su pasado ejecutivo y alejado de la práctica política su virtud. Esa misma que, como arma de doble filo, le terminó jugando en contra, porque no tuvo las herramientas políticas ni los suficientes soldados partidarios para protegerlo.

Golborne dejó la candidatura porque quedó herido de muerte, pero no son pocos los que miran a Allamand como el victimario que quedó con las manos manchadas de sangre. ¿Qué costo pagará RN por la afrenta? Habrá que esperar que el plato de una eventual venganza política se enfríe. 

Mientras los candidatos UDI al parlamento que ya estaban haciendo campaña publicitaria evalúan los costos de mandar a hacer de nuevo los afiches, ahora con Longueira en lugar de Golborne, en el partido de Carlos Larraín esperan saber si el nuevo candidato UDI irá o no a primarias el 30 de junio. De rechazar esa idea, se podría repetir el mismo escenario de las elecciones presidenciales del 2005, cuando Bachelet compitió con dos candidatos de la centroderecha: Joaquín Lavín y Sebastián Piñera. Eso, claro, en caso de que la ex mandataria gane las primarias de su sector.

Las vicisitudes del actual momento de la derecha derivaron en una curiosa paradoja: Golborne fue víctima de una repactación unilateral. Una que llevó a la UDI a debatir sin su contraparte de RN si habrá o no primarias. Y el costo que tuvo que pagar por esa repactación fue demasiado alto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo