Dos proyectos buscan legalizar el “aborto terapéutico”

Iniciativas planean dar la posibilidad a la madre de interrumpir su embarazo sólo por razones específicas. Desde la oposición llaman a que de una vez por todas se permita “debatir” el tema en el Congreso Nacional.

Por Mario Valle / Publimetro
Los motivos
  1. Patologías asociadas al embarazado que pongan en serio riesgo la salud o vida de la madre.
  2. Malformaciones congénitas del feto que hagan imposible su supervivencia fuera del útero.
  3. Embarazo producto de una violación o agresión sexual.
  4. Relación incestuosa con resultado de embarazo (esto sólo para el proyecto de ley que ingresó a la Cámara Alta)

La legalización del aborto terapéutico es un tema que lleva años siendo discutido por parlamentarios de la oposición y el oficialismo sin que se haya podido traducir en una ley que regule cuándo debe utilizarse o no. Es por eso que el Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo en Chile (Miles Chile) preparó dos proyectos de ley llamados “Interrupción legal del embarazo por razones terapéuticas”, iniciativas que ingresaron por separado a la Cámara Baja y el Senado.

Ambos proyectos especifican las mismas causas para detener un embarazo: patologías relevantes de la mujer que hagan peligrar su vida y salud, malformaciones fetales congénitas incompatibles con la vida extrauterina y por agresión sexual (al que fue presentado en el Senado se le agregó la causal “embarazo por incesto”).

Para Claudia Dides, vocera de Miles Chile, el objetivo de ambas iniciativas es darles la posibilidad de “elegir” a las madres si tener el niño en algunos de los mencionados casos, algo que, según dijo, la actual ley no permite: “Esto es una ley que quiere proteger los derechos de las mujeres y que no va a obligarlas a realizarse un aborto, sino que les dará la posibilidad de elegir si hacerlo o no. Dependerá sólo de ellas”, dijo.
 
Dides además especificó el motivo que tuvieron para incluir las violaciones como una causante para interrumpir la gestación, siendo que esto no responde a un motivo terapéutico: “Lo que ofrecemos es que una mujer que sufrió una agresión sexual pueda realizarse un aborto, ya que vivió una experiencia traumática, que la afectó sicológicamente. La ley no obligará a quienes quieran continuar con el embarazo a interrumpirlo”, sostuvo.
 
En tanto, la diputada PPD María Antonieta Saa, que fue una de los 16 parlamentarios tanto de la Cámara Alta como Baja que apoyaron esta idea, recalcó que lo esencial sobre este tema es que de una vez por todas se pueda debatir abiertamente en las paredes del Congreso, ya que cada vez que se pretende legislar sobre el aborto terapéutico el proyecto “ni siquiera es discutido ni llega a las cámaras”.
 
“El ministro Mañalich dice que no es necesaria la interrupción legal del embarazo porque se hace todos los días en las clínicas y no es aborto porque la causa del tratamiento es porque el feto va a morir. Pero ahí las madres no pueden decidir nada, por lo que es una hipocresía, porque se interrumpe el embarazo, pero como esto no está en la ley los sectores conservadores se sienten ‘ángeles’, pero esto pasa siempre”, enfatizó la parlamentaria.
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo