Columna de TV: "Adictos al Claxon: Bolívar arriba de un taxi"

Por Marcelo Ibañez Campos

Protagonizada por taxistas que recorren las calles de las principales ciudades de Latinoamérica -incluida Miami-“Adictos al Claxon” es una serie documental donde los personajes detrás del volante funcionan como un medio para acceder a algo más grande. Trabajadores que en su día a día trasladan y conversan con una amplia muestra social. Una función que les permite acceder a una multiplicidad de miradas, para terminar construyendo una visión propia sobre el momento actual de sus países.

 

Aunque la descripción de esta serie pueda inducir a engaño, “Adictos al Claxon” no es una “Taxicab Confessions”, el excelente docureality de HBO donde los taxistas actuaban como confesores de los secretos más escondidos de sus pasajeros. Por el contrario, la serie de documentales que debutó este domingo a las 23:00 hrs en La Red es un fresco social actual. Más político que confesional. Documentales que aspiran a retratar el momento político y social de Latinoamérica a través de taxistas que funcionan como hilo conductor.

 

A juzgar por los resultados del primer capítulo, este es un programa que eleva sustancialmente el nivel de la pantalla nacional. Tanto por su factura técnica como por sus contenido. Aplausos para Juan Pablo Sallato y Juan Ignacio Sabatini, sus realizadores, los mismos nombres detrás de “Ojos Rojos”, el documental que siguió a  la Selección de fútbol chilena en su camino al Mundial de Sudáfrica. Un éxito de taquilla que se convirtió en el documental chileno más visto en la historia de ese estimulante género.

 

Junto a las preciosas imágenes que retratan a las ciudades que protagonizan cada capítulo, lo mejor de “Adictos al Claxon” es informarnos del momento que viven nuestros vecinos. Hacernos sentir que a pesar de las diferencias en índices macroeconómicos, idiosincracias e historias políticas particulares, el drama del subcontinente sigue siendo el mismo que hace más de medio milenio. Mostrarnos que a pesar de ello, parece existir un momento sincrónico de despertar ciudadano que llena de energía las posibilidades del futuro. Nos demuestra lo poco que sabemos de nuestros compañeros regionales de viaje -otra deuda más de los mediocres noticieros chilenos-, lo cual resulta aún más revelador al ser mirado desde un país como el nuestro que parece sentirse como el mejor del curso, con una superioridad europea que no es tal.

 

“Adictos al Claxon” es un programa que hay que ver. Ojalá marque tanto como los documentales de la BBC que Megavisión comenzó a transmitir este año, luego de “El Patrón del Mal” y ahora después de “El Cartel de los Sapos”. Interesantes obras con contenido que vienen a satisfacer la necesidad de televisión de calidad que añoramos. La diferencia es que “Adictos al Claxon” tiene la urgencia de lo actual y la importancia de lo nuestra. Una historia regional que emociona y entretiene.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo