Columna de Katherine Urrutia: "Peligro para la sociedad"

Por Twitter: @kathyurrutiap

Las noticias policiales de los últimos días son francamente desconcertantes y podemos ver a las policías haciendo su trabajo, pero en las fiscalías, quedan anuladas por la resolución de los jueces.
 
No es mi afán criticar el poder judicial chileno, pero quiero analizar algunos hechos simples y transversales, como las capacitaciones y los códigos de ética que tienen la mayoría de los trabajos, y principalmente el control de un ente superior que controle, si el trabajo de ellos, está bien realizado o no. 
 
Son situaciones que todos los chilenos, tenemos que responder, acatar y/o regirnos bajo el alero de estos estándares de nuestras empresas. Entonces ¿Por qué no logramos percibir lo mismo de este poder?
Francamente, cuesta mucho comprender las famosas puertas giratorias que existen, ejemplo, el niño que robó un automóvil, chocó y mató. Luego fue puesto a cargo de familiares, que no son idóneos para contenerlo. Sin contar al sujeto que, perdió su celular, donde tenía pruebas evidentes de un delito en contra de su sobrina, de tres años y  el juez determinó que “su derecho de privacidad” fue vulnerado, dejándolo con arresto nocturno domiciliar.
 
La pregunta que todos nos hacemos, muchas veces con esa amarga sensación en la garganta ¿Cuál es el criterio que tienen los jueces en Chile?
Todos saben que mi columna, pretende revisar aspectos cotidianos y contingentes, para llevarlo al análisis personal de las emociones, viendo qué tanto podemos hacer o no con ellas. Pienso que es imposible hablar de otras cosas, cuando hoy tenemos una realidad amenazante y de una u otra forma impide un estado de conexión más personal, con todo lo que cuesta. 
 
El miedo es una de las emociones más nocivas y se demuestra de distintas formas, como quedar paralizados, ser evasivos, crueles, olvidadizos, etc. 
 
Si el miedo, es un trabajo tan importante que tenemos que enfrentar y trabajar en nuestras vidas y paralelo tenemos este tipo de noticias día a día, acaso ¿no retardaría nuestro trabajo personal?
Las autoridades deberían unificar criterios y darnos a nosotros, “los ciudadanos de a pie”, la seguridad y condiciones básicas para tener una mejor calidad de vida, de lo contrario ellos se convertirán en un PELIGRO PARA LA SOCIEDAD.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo