Productora WokiToki: de la lucha al éxito con "Las 42 frases"

Por

Cristián Opazo y Nikolas Rojas se conocieron trabajando en televisión. Nikolas era periodista del programa “Así Somos” y Cristián estaba en montaje y luego como productor audiovisual.

 

“La gracia de ese equipo es que era muy horizontal, entonces nos relacionábamos todos con todos, y así, compartiendo, nos dimos cuenta que teníamos ganas de hacer algo juntos”, comenta Cristián sobre los inicios de la productora.

 

Así fue como decidieron crear WokiToki, entusiasmados y con la certeza de que sí lo podían hacer, sumado a que veían contenido en televisión que en general no estaba alineado con sus gustos y lo que creían debía ofrecerse.

 

“En ese momento buscábamos una manera distinta de presentar contenidos que, a nuestro parecer, no se había logrado hasta el momento”, dice Cristián. “Y en ese sentido siempre nos gustó Internet, ya que no había líneas editoriales que seguir, tienes el sartén por el mango y eras libre para crear”, advierte enfático.

 

Fueron cuatro socios los que se aventuraron con WokiToki, sin muchos recursos pero con muchas ideas que ofrecer.

 

En los inicios sólo pudieron comprar una cámara  de muy buena calidad, arrendaron una pieza “de dos por dos que con suerte cabíamos los cuatro socios más un quinto que nos ayudaba con la producción audiovisual”, cuenta el fundador a Publimetro.

 

Nadie los ayudaba con financiamiento, los bancos jamás los tomaron en cuenta… “paradójicamente, hoy nos andan buscando”, afirma Cristián entre risas.

 

“Al principio pensamos que sabíamos hacer las cosas, pero la verdad es que no teníamos idea de cómo parar una empresa, éramos periodistas o productores, y tampoco contábamos con ayuda de familiares o amigos, ya que ninguno pertenecía a esa área como para orientarnos”, detalla Cristián sobre los inicios de WokiToki, cuando corría el año 2007.

 

En ese sentido, se equivocaron en lo administrativo, hasta que, a punta de errores, aprendieron. La gestión de ésta rotó entre todos los socios, hoy la tiene Cristián Opazo además de ver las piezas audiovisuales. “No lo hago excelente, pero al menos no hemos quebrado”, comenta.

 

Los primero ocho meses eran cuatro personas, pero las cosas comenzaron a complicarse: no había trabajo. Nikola tuvo que tomar uno part time en televisión y las relaciones eran disfuncionales, el ambiente entre los socios no era el mejor.

 

“Un año completo estuvimos parados. Nikolas volvió a La Red y yo produje un cortometraje, lo que me ayudó ya que incursioné un poco en el área de los negocios”, sostiene Opazo.

 

Luego de esos meses, poco a poco comenzaron a levantar clientes. “Fuimos avanzando y creciendo a pie firme, hasta que salen las 42 Frases y nos cambió completamente el escenario”, comenta. “Ya no había que convencer a nadie, los clientes llegaban solos y el teléfono sonaba sin parar, ya no éramos nosotros los que andábamos detrás de los proyectos, ahora llegaban”, cuenta orgulloso Cristián.

 

Pasaron de ser dos personas que tenían hasta que ir turnándose la cámara para atender los proyectos, a hoy que son 28 en WokiToki, en distintos departamentos, “No sabemos cuándo va a parar, lo que sí sabemos, es que hay que crecer con cuidado y que tenemos que estar súper atentos”, asegura.

 

Cristián finaliza entregando algunas palabras a quienes  se encuentran en una situación similiar a lo que ellos vivieron en los comienzos de WokiToki. “No se cansen de intentarlo hasta que no haya ninguna otra opción. Hay frases para el bronce que siempre se dicen, pero que son absolutamente verdad: cuando no hay más salvavidas es cuando la cosa va a funcionar. A nosotros nos sirvió que Nikola renunciara a La Red, ya que eso nos hizo empujar aún más la máquina y sacrificarnos por nuestro proyecto”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo