Columna de Gabriel Gutiérrez: Primarias del terror

Por Gabriel Gutiérrez

Tips para convertirte en columnista de Publimetro

Según la RAE, Terror: “dícese de una sensación intensa de miedo que es producida en los jóvenes cuando miran una película de Freddy Kruger, o producida en Laurence Golborne cuando le descubrieron sus cuentas corrientes en islas vírgenes.” Pero como mi nombre no es Jaime Campusano y esto no es la “ficha pop”, mi intención no es explicarles el significado de esta palabra, sino que hablarles un poco acerca de cómo esta sensación más terrible que escuchar un disco completo de Marcelo Barticciotto, se ha tomado este 2013 la política con una palabra que, al solo ser escuchada en el congreso, produce que este quede completamente vacío (bueno, en realidad siempre está vacío). Y esta palabra es: “primarias”.

Las primarias electorales fueron parte de un proyecto de ley presentado el año 2011, el cual fue aprobado el 2 de octubre de 2012, y en el que se establecen primarias de carácter voluntarias pero vinculantes para elegir a senadores, diputados, alcaldes y a los representantes de cada conglomerado político para ser candidato a presidente de la república. O en buen chileno, votar para elegir que cabro querís que te represente.

En fin, quizá usted aún se pregunte dónde está el terror en todo esto, y bueno, es cosa de ver en televisión que cara ponían los candidatos a algún escaño, cuando les comunicaban que su segura re candidatura, iba primero ser puesta a prueba en una primaria con otro contendor. Y además, uno podía escuchar el grito en el cielo que ponía cada candidato al enterarse de esto (¿Camilo Escalona? ¿Quién dijo Camilo Escalona? ¿Yo no he dicho Camilo Escalona).

Mi gran pregunta es: ¿porque tanto miedo a pasar por un proceso que se supone, debería ser un refuerzo a nuestros procesos democráticos? Es decir, el que la gente pueda escoger cuales candidatos quieren que se presenten en su respectivo distrito, y que no sean los partidos políticos a través de la “dedocracia” los que elijan candidatos para cada sector, es algo muy bueno para la transparencia en nuestro país.

De verdad, la gente quiere que sus representantes sean personas que sean más cercanas, personas que vivan en su región (René Alinco no viene incluido en esta promoción), personas que conozcan los problemas diarios que les aquejan y que puedan entregarle soluciones a esto.

La gente quiere un recambio en la política, se cansaron de los familiares de matusalén que llevan más de 1000 años en el mismo puesto. Y además, ya está cansados de que sus candidatos a diputados y senadores sean políticos que toda su vida han vivido en la capital, y que lo único que conocen del lugar a los que fueron asignados, es lo que vieron en un capítulo de “tierra adentro” o en una tarde de ocio en google earth.

Aunque, como el terror a las primarias es más fuerte y muchos partidos políticos y candidatos son reacios a participar de este proceso, no me extrañaría que todo esto terminara siendo eliminado y simplemente los conglomerados vuelvan a imponer en cada región a los que, según ellos, son más convenientes.

Pero bueno, como no quiero entregar una opinión sesgada y desde un solo punto de vista, quise pensar un poco y ponerme en los zapatos de estos esforzados y trabajadores hombres, y pude entenderlos perfectamente. Debe ser muy duro perder en una simple primaria un sueldo de 10 millones de pesos.

Las expresiones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo