"Chacal de Carahue" relata escalofriantes detalles de crímenes a su esposa e hijos

Por UPI

En prisión preventiva quedó esta tarde Juan Rodríguez Llancapán, de 29 años, quien fue formalizado por la Fiscalía por los delitos de homicidio calificado, femicidio y parricidio reiterado.

En la audiencia, desarrollada en el juzgado de garantía de Carahue, el fiscal adjunto Cristian Gacitúa explicó que los hechos se registraron la madrugada del 25 de mayo en el domicilio del pasaje Los Claveles 1017, de la villa Los Pensamientos de Carahue, donde el imputado ingirió bebidas alcohólicas junto a su conviviente Norma Bañares y un amigo común, Julio César Huitrañán.

El representante de la Fiscalía detalló que en el transcurso de la misma madrugada Rodríguez Llancapán despertó, tomó un hacha y se dirigió al living del referido inmueble, donde agredió a Julio Huitrañán Huentecol, quien se encontraba tendido en un sillón, propinándole diversos golpes en el rostro y cráneo con la parte posterior de esa herramienta.

Luego regresó a su dormitorio, atacó a su conviviente con un cuchillo cocinero, con el cual la apuñaló en dos oportunidades en el costado izquierdo de su pecho, y regresó nuevamente al living, donde le asestó a Huitrañán dos puñaladas en la zona izquierda del tórax, mientras éste aún se encontraba con vida.

A continuación y en la misma madrugada el imputado apuñaló en dos ocasiones a su hijo mayor de iniciales E.A.R.B., de 8 años de edad, quien había despertado con los gritos de su mamá.

A sus dos hijos más pequeños de iniciales D.I.R.B., de 2 años de edad, y A.A.R.B., de 5 años de edad, los asfixió mientras dormían, “para que no quedaran solos”, según la confesión del propio imputado.

El fiscal Cristian Gacitúa explicó en su relato que luego de dar muerte a sus tres hijos y a su conviviente, los acostó uno al lado de otro en la cama del dormitorio principal, puso una flor en las manos de cada unos de los niños y colocó en las manos de su hijo de iniciales A.A.R.B. las cédulas de identidad de todo su grupo familiar. Además dejó sobre la cama un nuevo testamento abierto y escribió en un cuaderno las motivos que tuvo para asesinarlos.

“En la carta justifica su accionar en las supuestas infidelidades de su conviviente, manifestando además que no quería dejar a sus hijas al cuidado de otras personas y que prefería que estuviesen con Dios”, detalló.

Acogiendo la solicitud de la Fiscalía el juez de garantía Rodrigo Alarcón decretó la prisión preventiva por estimar que la libertad del imputado es un peligro para la seguridad de la sociedad, en atención a la gravedad de los delitos y que estos tienen aparejada una pena que puede llegar al presidio perpetuo calificado.

“Teniendo presente que uno solo de los delitos imputados puede ser sancionado con presidio perpetuo calificado, esto es presidio para toda la vida, que sólo puede ser revisado una vez cumplido 40 años de la pena”, explicó el fiscal Gacitúa.

El imputado deberá cumplir la medida cautelar en la cárcel de Temuco.

El tribunal fijó en 5 meses el plazo de cierre de la investigación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo