Columna de Katherine Urrutia: Bullying escolar

Por Katherine Urrutia

La universidad Mayor dictó un seminario gratuito con el tema de “Bullying Escolar”. Los expositores era un periodista, un psicólogo, integrante de la PDI, entre otros.

No deja de sorprenderme el aumento de significativo del Bullying en Chile, como también el crecimiento en el desglose de los distintos tipos de maltratos dentro del colegio. En el 2003 se medían 3 ó 4 tipos de malos tratos. Hoy más de 11.

En una sociedad donde la preocupación radica en mostrar o exhibir lo material, es muy difícil pretender tener otros resultados. Hoy tenemos padres criando sin criar, preocupados de sí mismos, olvidando entregar valores a sus hijos.

En el seminario, el foco era mirar con ojos más amables al que ejecuta la acción de agresión, ya que ese niño/a está desprovisto de todo valor, ética e, incluso, de afectos por parte de su entorno familiar.

Cuando se habla de Bullying, también tenemos que dejar de pensar en esas modelos de farándula que acusan a la mitad de los panelistas, a la mayoría de sus ex amistades o parejas de tal hecho, ya que el término lo tenemos que limpiar de tanto barro.

Lo más importante de esta columna, es ver cómo estamos aportando a estas conductas entre los niños. Es decir, qué hacemos, como padre o madre, para evitar el Bullying en las escuelas. Creo que en este minutos muchos se dirán con relajo “yo no hago nada malo”; “en el colegio de mi hijo/a no hacen Bullying”, etc. Sin embargo, en una sociedad vacía de valores, sí podemos hacer algo esencial y más participativo.

Sería bueno enseñarles a nuestros niños, que no solo tienen derechos, sino que también deberes y, entre esos, el respeto al resto. “No hacer lo que no nos gusta que nos hagan” es un muy buen consejo y un gran valor.

El Bullying es una enfermedad que transformará la vida de todos quienes participan (agresor, agredido y espectadores). En el seminario se pudo mostró algunos seguimientos después del colegio con los participantes, dando como resultado que, tanto agresor como agredido, la violencia vivida años atrás, les marcó para siempre su forma de ser.

Con estos antecedentes ¿nos quedaremos tan pasivos?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo