Jannie Benavides: Primarias vemos, noviembre no sabemos

Por Jannie Benavides

Un intenso trabajo haciendo puerta a puerta, cargando cabros chicos y guaguas para la foto, incluso el andar a pie, dejaron agotados a los candidatos.
Pero este esfuerzo dió jugosos frutos, para algunos, porque otros por más que se persignaron, no pudieron imponerse en la papeleta. Cuando llegó el resultado final, estaban todos contentos frotándose las manos. Todos se sintieron ganadores y se jactaron con asombro del “apoyo de la gente”.
En el proceso también vimos cómo se manifestó “la voz del pueblo” de Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea; gente que conoce lo que es arrimarse a un brasero y comer pan con aceite y sal. Y bueno, ellos también sacaron su candidato.
A final de cuentas tenemos en este rincón: ¡El hombre de la mirada oscura y de intenciones aun más!….profundas, como su mirada, (obvio).
Y en la otra esquina: ¡La Señora que no dice nada y lo tapa todo con una sonrisa!
No es que haya que andar con cara larga por la vida, pero no luce tan bien cuando recordamos que hubo instancias anteriores donde, con esa misma sonrisita, le dió la espalda a la gente.
No sé si le pasa, pero como que cuesta entender porqué se llenan la boca con un porcentaje que no alcanza a demostrar una postura país.
Son los partidos de siempre, con los rostros de siempre.
Quizás si juntamos el “Por un Chile mas justo” con el “Yo quiero Chile” y fusionamos candidatos, resulte una especie de “Megazord” y saque a este país del hoyo del terror en el que está metido. ¡Por el amor de Dios!
Pero dejemos de fantasear, si estamos cansados de los estandartes “A y B” conversemos del asunto. Cuéntele a su mamá lo que conoce más allá de la TV, comparta información. Y si quiere involucrarse con el tema, espere Noviembre y participe. Piénselo, no sea tontón.
Mire, esto es como la Teletón, pero en lugar de levantarse e ir al banco hay que moverse con lápiz en mano.
Aún quedan cuatro meses de sonrisitas y abrazos de campaña al “ciudadano promedio”. Cuatro meses para ver que más tienen que agregar estos señores a su discurso.
Cuatro meses donde aparecerán “Bacheletistas y Longueristas”, pero también la gente sin chapitas.
Cuatro meses (y restando) para que se manifieste la verdadera mayoría.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo