Tony Blair defiende la intervención militar en Egipto como alternativa al "caos"

Por EFE

El ex primer ministro británico Tony Blair, ahora enviado del Cuarteto para Oriente Medio, ha defendido la decisión adoptada por el Ejército egipcio de derrocar al presidente Mohamed Mursi como medida encaminada a evitar el “caos” en el país.

En un artículo que publica hoy el dominical “The Observer”, Blair escribe que a pesar de ser un defensor de la democracia, cree que el expresidente egipcio fracasó a la hora de afrontar durante su primer año en el cargo el reto de cumplir con un gobierno “eficaz”.

“Los acontecimientos que llevaron al Ejército egipcio a expulsar al presidente Mohamed Mursi presentaron a los militares una elección simple: intervención o caos”, señaló el exdirigente laborista.

En su opinión, los “diecisiete millones de personas” que tomaron las calles del país para pedir la dimisión de Mursi no “es lo mismo que unas elecciones”, pero supusieron una “impresionante demostración de poder”.

Ahora, según el enviado del Cuarteto (EEUU, Rusia, Unión Europea y ONU) para Oriente Medio, la comunidad internacional debe “colaborar” con el Gobierno interino para acometer las reformas económicas que Egipto necesita urgentemente.

“No podemos dejar que Egipto caiga”, reitera Blair, quien destaca que esta crisis ha abierto, además, un interesante debate sobre “el papel de la religión en la política” de la región.

El ex primer ministro británico asegura que los manifestantes en la plaza Tahir de El Cairo demostraron tener “un tipo de espíritu democrático” que “opera fuera de los convencionalismos de la democracia”, aquellos que dicen que solo “las elecciones deciden gobiernos”.

“No es siempre consistente o racional. Una protesta no es una ley ni una pancarta es un programa de gobierno. Pero si los gobiernos no tienen argumentos claros con los que rebatir la protesta, tienen un problema”, señala Blair.

Sus palabras fueron hoy criticadas por el conservador Douglas Hurd, ex ministro de Asuntos Exteriores, quien le acusó de “hablar antes de pensar”.

“La toma del poder por los militares fue el segundo acto de un drama que sigue y sigue. No sabremos durante semanas, o incluso meses, si los militares han tomado una decisión buena o mala para Egipto”, declaró Hurd a la cadena BBC.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo