Gabriel Espinoza: 4 Meses, 3 semanas y 2 días

Por Gabriel Espinoza

Tips para convertirte en columnista de Publimetro

Las personas no son abusadas sexualmente frente a las cámaras ni lo esperan ser nunca. Pero cuando se convierte en un tema mediático – porque público siempre lo es – los abusos sexuales, sus consecuencias o la decisión sobre nuestros cuerpos tiene auge, y después de un tiempo – donde nada ha sido solucionado – encuentra una estrepitosa caída y pasa nuevamente al olvido.

El problema que encontramos constantemente es la etiqueta de asesinato que representa el aborto. La cual es básicamente un tema valórico, monopolizado por una visión androcéntrica, conservadora/cristiano/medieval acerca del coito como función reproductiva. Donde la mujer se juega todo pero no decide nada, ya sea en una relación consentida o no.

Toda esta situación de prohibición recuerda al film de Cristian Mungiu “4 Meses, 3 semanas y 2 días” que paradójicamente se desarrolla en un contexto político y de libertades muy diferente al nuestro: un régimen comunista, la Rumania de Nicolae Ceausescu. El film aborda la historia de dos jóvenes que bajo la ilegalidad de los abortos (siendo castigadas hasta con la pena de muerte) buscan terminar un embarazo no deseado, encontrando en su camino una solitaria y oscura clandestinidad, el ultraje masculino y el del estado, que juntos quitan la categoría a la mujer de sujeto activo de su propia sexualidad y cuerpo, relegándole a ser nada más que un mero envase (que recuerda a esa lamentable idea que pregona la señora Von Baer).

El Contexto del film de Mungiu destacado por la OMS en la publicación de The Lancet “Unsafe Abortion: The Preventable Pandemic” ejemplifica todo lo que como política e idea de sociedad no debería seguir siendo perpetuado, señalando que “ el acceso al aborto seguro mejora la salud de la mujer ”. También desmitificando el daño del aborto legal (es decir, el asesinato), señalado que en países desarrollados – esos que se manejan en los indicadores que nos hacen entrar en la OCDE – es uno de los procedimientos quirúrgicos contemporáneos más seguros.

Aunque podamos hacer comparaciones internacionales o de modelos políticos el problema es transversal y tampoco radica en la realidad objetiva que te lleva a abortar; Violación, embarazo no deseado, embarazo de riesgo, etc. El problema radica en el no-rol de la mujer como género (porque sí, hay mujeres que gobernaron o legislan, pero en contra de sus propios intereses). Hecho que le inhibe decidir sobre su cuerpo, reproduciendo un rol pasivo como parejas y tiene a Belén, de 11 años, con 14 semanas y sumando.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo